Chile ha sido catalogado como la Arabia Saudita de América por sus inmensos desiertos y su atractivo panorama para el desarrollo de proyectos de energía solar y ahora avanza en la construccón de las plantas solares más grandes a nivel mundial.

Chile en 2016 ha logrado generar 1GW de energía solar, lo que lo convierte en el país que más genera energía solar en la Latinoamérica. Ahora va por más. Tener la planta solar más grande de Latinoamérica es una cosa, pero estar construyendo las dos plantas de energía solar más grandes del mundo esta algo mayor. Chile está construyendo las dos plantas solares más grandes de Latinoamérica e incluso a nivel mundial. El Primer proyecto es Cielos de Tarapacá que consiste en una planta solar fotovoltaica de 600 MW-AC con tecnología de tracking en un eje, que sigue al sol durante el día desde oriente a poniente. Su tamaño es tal, que si estuviese operativa durante el 2015 sería la planta solar más grande del mundo. El proyecto de 1.650 hectáreas se ubica en la localidad de Pintados, aproximadamente 60 kilómetros al sur de Iquique, en la Región de Tarapacá́.

Se debe subrayar que Cielos de Tarapacá es el complemento de Espejo de Tarapacá. Esta combinación dará origen, en el 2019, al primer sistema a gran escala en el mundo capaz de producir energía solar 24 horas al día los 7 días de la semana, compitiendo directamente y sin subsidios con centrales termoeléctricas.

“En nuestros tiempos la energía renovable esta creciendo por dos razones menos contaminación y una baja radical en los precios de las tecnologías no contaminantes. Ejemplo de esto es Chile esta haciendo historia en materia de energía renovable impulsando no una, sino dos de las plantas de energía solar del mundo, las que podría entrar en operaciones en los 2018 y 2019″.

El segundo gran proyecto es Copiapó Solar con una inversión cercana a las 2mil millones de dólares y está a cargo de la prestigiosa firma SolarReserve. El líder del sector en plantas de energía solar de carga base y en tecnología termosolar avanzada ha obtenido la aprobación ambiental para desarrollaruno de los proyectos solares con almacenamiento de energía más grandes del mundo destaca esta semana un reporte de Energía Limpia XXI. El Proyecto Copiapó Solar, programado para comenzar su operación comercial en el 2019, entregará a los consumidores del Sistema Interconectado Central (SIC) 260 megawatts (MW) de potencia en carga de base confiable, limpia, continua y no intermitente las 24 horas al día.

Esta extraordinaria tecnología del proyecto está basada en la del exitoso proyecto Crescent Dunes de SolarReserve en los EEUU, cuya construcción ya está completa y que actualmente se encuentra en puesta en marcha. Es asi que como parte del proceso de desarrollo de proyectos y obtencion de permisos para el proyecto Copiapó Solar, la empresa ha colaborado con partes interesadas y comunidades locales a fin de asegurar que el impacto en el medioambiente sea el mínimo y el respeto a las comunidades locales. Este proceso incluye una selección cuidadosa de los sitios, sistemas para minimizar el uso del agua, y extensos estudios ambientales antes de comenzar con la construcción. El proyecto Copiapó Solar fue sometido a una completa evaluación ambiental, bajo el Sistema chileno de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) administrado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), y recibió una Resolución de Calificación Ambiental (RCA), como se denomina el permiso ambiental chileno.

Energía Limpia XXI destaca que el CEO de SORLARESERVE, Kevin Smith dijo que esta es una de las metas de su firma es minimizar los impactos en el ambiente de sus proyectos en todas sus etapas – desde la selección del sitio y la construcción, hasta alcanzar el pleno uso operativo. “La sustentabilidad está en el centro de nuestro negocio. Nuestra tecnología propia de almacenamiento de energía solar entrega una alternativa viable y competitiva a la generación de energía a base de combustibles fósiles, con la posibilidad de reducir de forma significativa la dependencia de los combustibles fósiles y la contaminación asociada por el carbono que provoca el cambio climático.”

El proyecto de Copiapó, ubicado en la Región de Atacama, incorpora la tecnología de vanguardia en el sector de SolarReserve de torres de concentración con almacenamiento térmico de energía en sal fundida en conjunto con paneles solares fotovoltaicos (PV). Este concepto híbrido maximizará la producción de las instalaciones, entregando más de 1.800 gigawatts hora (GWh) anualmente, además de un precio de energía altamente competitivo. Podrá producir hasta 260 MWs de suministro firme de energía en carga de base, algo crítico para el sector industrial chileno, especialmente para las empresas mineras; y operará con un factor de capacidad y porcentaje de disponibilidad igual a los de una central alimentada con carbón. Ninguna otra tecnología comprobada de energía renovable es capaz de entregar este tipo de solución tan competitivo en cuanto a costos para satisfacer las necesidades de las industrias más grandes e importantes de Chile.