Además de dar el visto bueno a la fusión entre los fondos de inversión Rentas Inmobiliarias y Rentas Inmobiliarias II, los aportantes de los vehículos de inversión de BTG Pactual aprobaron un aumento de capital por seis millones de cuotas del fondo fusionado.

Esta es la última de las movidas que ha realizado la administradora en relación a sus instrumentos ligados al mercado inmobiliario, sector en el que está aumentando los esfuerzos.

La idea detrás de la combinación de ambos fondos de rentas, explica Pedro Ariztía, gerente de inversiones inmobiliarias de BTG, es tener un vehículo de inversión más grande con un foco exclusivo en renta para crecer en esta clase de activos.

“El sector inmobiliario, y en particular la renta inmobiliaria, ha demostrado un buen desempeño y también la vemos con buenos ojos hacia adelante”, dice.

En este segmento, comenta, las tasas a las que se transan los activos “todavía son bastante más generosas” que las que se encuentran en mercados desarrollados, lo que impulsa a la AGF a seguir las apuestas en este sector.

Ariztía resalta que uno de los objetivos de la fusión entre ambos instrumentos es tener un portafolio más diversificado, y destaca que todos los segmentos dentro de rentas inmobiliarias -como oficinas, centros comerciales y bodegas- tienen buenas perspectivas.

El optimismo por el sector viene de la mano de expectativas de una menor entrada de metros cuadrados al mercado, con respecto a años anteriores.