La semana pasada el diputado Juan Manuel Fuenzalida presentó un proyecto de ley que busca modificar la Ley General de Servicios Eléctricos con el fin de poner un plazo fijo para la recepción de este tipo de proyectos. Entre las razones estaría el hecho de que actualmente, la recepción de obras eléctricas toma largos períodos que, entre otras cosas, merma la inversión.

“Hemos presentado un proyecto de ley que viene a dar certeza respecto de los plazos que tienen las empresas de suministro eléctrico para recibir y aprobar los proyectos.

No puede ser que las empresas hoy abusen del sistema, ya que actualmente se esperan grandes lapsos de tiempo para que se recepcione un proyecto inmobiliario, agrícola o minero. Por eso, buscamos modificar la ley eléctrica para fijar plazos concretos que deban cumplir las empresas de manera de dar certeza a la obras de inversión que requiere la región”, explicó el parlamentario.

Según fuentes ligadas a la industria, hoy las empresas eléctricas estarían tomando entre ocho meses hasta dos años en recepcionar un proyecto, plazo que puede aumentar si existen observaciones. Según Fuenzalida, el período impide que las iniciativas comiencen a operar dentro de los plazos estipulados por los inversionistas, generando problemas.

Asimismo, y según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de La Serena sobre los atrasos de CGE en entrega de proyectos eléctricos, existen a julio 26 proyectos que deben recepcionar obras eléctricas en la Región de Coquimbo, de las cuales solo 11 han sido solucionadas. En tanto, cuatro se encuentran en vías de solución, cuatro se han solucionado pero presentan nuevos problemas, y siete no se han solucionado. Es decir, 16 proyectos presentarían problemas, un 62% del total.