Los estudios revelaron que tanto, el consumo de agua de mar en las operaciones de la gran minería, como la demanda de energía eléctrica se incrementarán en el próximo decenio.

La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) presentó los principales resultados de los estudios elaborados por la Institución: Proyección de Consumo de Agua y Energía Eléctrica de la Gran Minería del Cobre 2018-2029.

La actividad fue inaugurada por el Subsecretario de Minería, Pablo Terrazas; el Vicepresidente Ejecutivo subrogante de Cochilco, Manuel José Fernández; y el Decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, Alejandro Jadresic.

En su intervención, el subsecretario Terrazas enfatizó que “los futuros requerimientos de agua y energía, por parte de la industria minera, pondrán a prueba nuestra creatividad en lo que se refiere al uso responsable de los recursos. Entre otras cosas, para responder a estos desafíos presentes y futuros, como gobierno estamos trabajando a través de una mesa multisectorial en potenciar el uso eficiente de nuestro territorio, potenciando la utilización de infraestructura compartida en -por ejemplo- puertos y desaladoras”.

En tanto, el Vicepresidente Ejecutivo subrogante de Cochilco, Manuel José Fernández, destacó que uno de los principales desafíos de las empresas mineras es asegurar el suministro sustentable de agua y energía, y que estos estudios que realiza la Institución  contribuyen con dicho objetivo. “Cochilco cumple un rol clave en la minería ya que a través de sus estudios permite realzar aún más la importancia de este actividad en el país”, recalcó.

El Decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez, Alejandro Jadresic, señaló que el agua y la energía son insumos críticos de la minería y que la Facultad está abordando estos temas que son complejos para el sector.

Consumo de agua y energía eléctrica

La analista de Cochilco, Camila Montes, presentó los resultados del estudio “Proyección de Consumo de Agua en la Minería del Cobre 2018-2029”.

El estudio detalla que se prevé un sostenido aumento del consumo de agua de mar en las operaciones de la gran minería del cobre en el próximo decenio. “Se proyecta que el consumo de agua de mar será cada vez mayor, llegando a 10,82 metros cúbicos por segundo al año 2029, lo que representa un aumento del 230% respecto al valor esperado para el 2018. Con esto el 43% del agua total requerida en la industria minera del cobre vendrá de agua de mar, pues son cada vez más las mineras que se suman a la construcción de sus propias plantas desaladoras o agua de mar directa para enfrentar la escasez de este recurso”, sostuvo la experta.

Este aumento –añadió Montes- es impulsado fuertemente por la región de Antofagasta, particularmente entre 2019 y 2024, periodo en el cual se espera la puesta en marcha o ampliación de varias plantas desaladoras, tales como las de Escondida EWS, Planta desaladora Distrito Norte de Codelco, la ampliación de tuberías para Distrito Centinela de Antofagasta Minerals, el uso de agua de mar para expansión de Sierra Gorda de KGHM y la puesta en marcha progresiva para el proyecto de hierro Dominga a partir del 2020.