Luego de que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región de Tarapacá recomendara luz verde al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto «Continuidad Operacional de Cerro Colorado» , ingresado el 18 de julio de 2013, la tarde de este martes la Comisión de Evaluación Ambiental de dicha zona aprobó la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) complementaria de la iniciativa.

Minera Cerro Colorado, de propiedad de BHP, consigue el primer respiro en este camino a contrarreloj que inició hace meses para lograr un permiso ambiental que le permita seguir funcionando hasta el año 2023. Esto, ya que se da cumplimiento de esta forma a lo ordenado en los fallos del Segundo Tribunal Ambiental de Santiago (2019) y de la Corte Suprema (2021), a la vez que constituye un antecedente relevante para una modificación de la medida cautelar que restringe la extracción de aguas para la operación minera.

En un comunicado, el gerente general de Cerro Colorado, Alejandro Heilbron, señaló que «esta decisión ratifica que las medidas propuestas por Cerro Colorado para el manejo y recuperación del acuífero Lagunillas y su ecosistema han sido consideradas como adecuadas por los organismos competentes».

Asimismo, agregó el ejecutivo, «certifica el desarrollo del proceso de consulta indígena con la Asociación Agrícola San Isidro de Quipisca, con quienes firmamos un Protocolo de Acuerdo Final que consideró medidas robustas y compromisos adquiridos con dicha comunidad».

Cerro Colorado está a la espera de lo que resuelva el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta respecto de la medida cautelar, a fin de que la faena minera pueda empezar a operar en los términos aprobados hoy por la Comisión de Evaluación Ambiental hasta el término de su licencia ambiental que se extiende hasta fines del año 2023.