La crisis hídrica mundial es un hecho y las consecuencias del cambio climático cada día son más visibles. Frente a esta realidad Inmobiliaria Pilares, ha implementado herramientas que pretenden, por un lado, avanzar en un modelo ecológico que ayuda a mitigar los impactos medioambientales de sus proyectos y, por otro, crear soluciones para la reducción del consumo energético e hídrico de la comunidad.

Nuestro objetivo y compromiso es desarrollar edificios residenciales bajo una mirada sostenible con el uso de distintas tecnologías que permitan, por ejemplo, generar electricidad a través de paneles fotovoltaicos para abastecer espacios comunes, o bien la reutilización de aguas grises para el riego de áreas verdes asegura Carlos Leyton, gerente Inmobiliario de Inmobiliaria Pilares.

Así, el edificio Guillermo Mann 1305, irrumpirá en el mercado inmobiliario como un proyecto pionero en edificios residenciales, que contará con la implementación de un sistema secundario de tratamiento de aguas grises -aguas provenientes de las tinas, duchas, lavamanos, lavaplatos y lavadoras de ropa- que las recolecta, filtra, acumula, recupera y las pone nuevamente a disposición para el riego de áreas verdes, permitiendo reutilizar el 70% del agua que se consume al interior de una vivienda. Adicionalmente, el edificio también considera el uso de paneles fotovoltaicos que proveerán de electricidad a los espacios comunes del recinto.

Estas iniciativas medioambientales, traen como consecuencia una reducción en los costos de operación y mantención del edificio y, por consiguiente, un ahorro en las cuentas básicas de estos. Por ejemplo, el uso de paneles fotovoltaicos podría generar un ahorro de hasta un 25% en el costo energético– más de 300 mil pesos en la cuenta mensual del edificio. Con el sistema de reutilización de aguas grises, en tanto, se podría producir un ahorro permanente en la cuenta básica del agua del inmueble, de alrededor de $400 mil mensuales. Además, se obtienen otros beneficios como independencia de la red de agua potable para riego y la posibilidad de contar con mayores zonas de áreas verdes ya que, de no contar con este sistema, resultaría más difícil mantener este sector, producto del alto costo del agua.

Hemos hecho distintos estudios a nuestros clientes y cotizantes, y en ellos, hemos detectado que la incorporación de soluciones sustentables en los edificios es altamente valorada, más aún si se ve algún beneficio económico directo. En este caso, no solo estamos construyendo un edificio que favorece el medioambiente- que está dentro de nuestro ADN- sino que además puede generar una disminución directa en los gastos de la comunidad de aproximadamente en $700 mil”, recalca Leyton.

A estas iniciativas se suma el revestimiento de la fachada con cristales de baja incidencia solar, que favorece la aislación del calor y el frío haciendo más eficaz el uso de la electricidad.