No ha sido un devenir fácil. Luego de que en 2016 la licitación para la construcción del nuevo Hospital Barros Luco debiera repetirse ante inconsistencias detectadas en el proceso por parte de Contraloría, ahora -con un nuevo proceso en marcha- el establecimiento deberá seguir esperando.

El jueves, vía twitter, el Servicio de Salud Metropolitano Sur informó que había decidido iniciar un proceso para poner término de manera anticipada al contrato con Astaldi, firma italiana que tiene a cargo el desarrollo.

Según una escueta declaración de la autoridad, ésta justamente reconoció que comenzó con el acto administrativo para terminar el acuerdo con la firma. “La organización de salud se reserva la entrega de antecedentes, en el propósito de no afectar el proceso, por cuanto se encuentra en curso el plazo de apelación que puede ejercer la firma internacional”, subrayaron.

La italiana firmó a fines de 201, el acuerdo con el gobierno. Este consistía, en el diseño, construcción y puesta en marcha de un establecimiento de salud de alta complejidad, con 183.203 metros cuadrados y una inversión total de $358 mil millones. A la fecha, aún no se termina el período de diseño.

Fuentes de la constructora Astaldi aseguran que la responsabilidad en la demora no es atribuible a ellos y explican que responde básicamente al retraso por parte del Servicio para revisar a tiempo la ingeniería y el diseño, al punto que la empresa ya había denunciado a la Inspección Técnica de Obra de Salud por dichos incumplimientos contractuales.

Sólo en la etapa de ingeniería -acusan cercanos a la empresa- se les solicitaron más de 35.000 documentos para sortear deficiencias. Además de otros retrasos que se han ido generando, como todo el proceso de tramitación para modificar el Permiso de Edificación ante la Municipalidad de San Miguel.

“Esta inédita e inexplicable situación ha generado importantes perjuicios económicos y reputacionales para Astaldi, que no ha recibido recurso monetario alguno por parte del mandante en la cuarta etapa del proyecto”, destacan. Agregan que el último desembolso recibido, por las etapas uno, dos y tres del proyecto, se ejecutó hace más de dos años.

Dado ello, el 11 de noviembre la firma presentó un reclamo para se extienda el plazo de la Etapa de Diseño y se paguen los costos asociados.

Y ahora, Salud ha decidido iniciar el proceso para terminar la relación.

No es la primera vez que Astaldi tiene problemas con licitaciones hospitalarias en Chile. Hay que recordar que hace dos años la concesionaria encargada de la construcción del Hospital Félix Bulnes, Sociedad Concesionaria Metropolitana de Salud S.A. (SCMS) decidió poner término al contrato con la constructora italiana debido a una serie de incumplimientos bajo el contrato de construcción y de su incapacidad para subsanarlos.

En esa oportunidad, la concesionaria del Hospital Félix Bulnes contrató a Constructora LyD para terminar la construcción del recinto.

Astaldi también integra el consorcio que participa en las obras de ampliación del Aeropuerto Pudahuel, una construcción ya terminada pero que aún no se puede poner en servicio, y también tuvo conflictos con el Ministerio de Obras Públicas por la construcción del embalse Punilla. Astaldi tiene el 15% de Nuevo Pudahuel.