• La primera filial del International Passive House Association iPHA en Latinoamérica está orientada a impulsar las Edificaciones de Consumo Casi Nulo (ECCN) y este 2020 planifica el primer Seminario a nivel regional en Santiago.

 

Chile cuenta con siete de las ciudades más contaminadas de Latinoamérica, según datos de Greenpeace. Por su parte, las edificaciones convencionales consumen cerca del 40% de la energía a nivel global, según el United Nations Enviromental Program.

Ambos datos relevan la importancia de la misión del Instituto Passivhaus Chile, que es impulsar las Edificaciones de Consumo Casi Nulo (ECCN) en el país, tal como lo ha hecho la Unión Europea tras el Acuerdo de París, que han posicionado al estándar Passivhaus como el Gold Estándar de las ECCN.

Se trata de una certificación de construcción internacional, de origen alemán, con 30 años de experiencia empíricas exitosas a nivel mundial. Apunta a disminuir al máximo el consumo energético de las viviendas, a través de la aplicación de principios pasivos, con el fin de alcanzar estándares de eficiencia y reducción de emisiones, que cumplan con las necesidades de los nuevos tiempos.

El Instituto Passivhaus Chile es la primera filial latinoamericana asociada al International Passive House Association (iPHA) y a la fecha ha realizado una serie de seminarios en distintas ciudades de Chile para dar a conocer esta certificación, llegando incluso a presentar la temática de construcción eficiente como herramienta para combatir el cambio climático en la reciente COP25 realizada en Madrid, España.

Dentro de sus labores, ofrece capacitaciones a profesionales interesados en desarrollar el estándar y asesora la construcción del proyecto Eloísa de Inmobiliaria Urbes, que será el primer edificio residencial con certificación Passivhaus de Latinoamérica en la comuna de Ñuñoa, marcando un hito en el desarrollo de las Edificaciones de Consumo Casi Nulo (ECCN) y poniendo a Chile a la vanguardia a nivel regional.

Para 2020, esta organización abierta y sin fines de lucro se encuentra organizando el primer Seminario Latinoamericano Passivhaus, que tendrá lugar en noviembre próximo, con el fin de empujar la inclusión de esta certificación a nivel regional.

Actualmente asesora el desarrollo de nuevos proyectos en Santiago y en ciudades del sur, como Temuco y Valdivia, donde distintas inmobiliarias se han interesado en innovar de la mano de este estándar, capaz de brindar una mejor calidad de vida, gracias a su alto confort térmico y reducción de las emisiones de CO2.

De hecho, en más de una ocasión, Nacionales Unidas ha recomendado la certificación Passivhaus como una herramientas para combatir el cambio climático desde la edificación. De acuerdo con estudios de la Plataforma PEP de España, es capaz de reducir las emisiones de gases invernadero a la atmósfera, mitigándola aproximadamente 10.000 kg de CO2 por cada 1.500 metros cuadrados construidos.

¿En qué consiste el estándar Passivhaus?

Passivhaus prioriza de manera integral el rendimiento energético desde su diseño, resolviendo constructivamente las pérdidas de energía (puentes térmicos) e infiltraciones. Adicionalmente, optimiza la capacidad de aislación tanto en invierno como en verano al integrar una capa global y continua de envolvente, además de corregir a disposición de ventanas que además utilizan cristales “bajo emisivos”, es decir, capaces de reflejar el calor hacia el interior de la vivienda en invierno y mantenerlo en el exterior en verano. Por último, utiliza un sistema de ventilación mecánica que permite climatizar los departamentos a través del intercambio de calor ejercido entre el aire que se extrae de la vivienda con el que se inyecta a los espacios y que simultáneamente es filtrado.

Más información en www.iphcl.cl