A pesar de las presiones externas como la fuerte sequía que enfrenta Chile, Antofagasta Plc, la minera del grupo Luksic, alcanzó una producción de cobre durante los primeros nueve meses del año de 542.600 toneladas, siendo 0,2% más que en el mismo período del año pasado, principalmente por leyes más altas esperadas en su operación de concentrados Centinela, compensadas por leyes más bajas esperadas en Los Pelambres.

Así, de acuerdo al último informe de producción trimestral de la minera que fue publicado este miércoles, la producción de cobre del grupo en el tercer trimestre de este año fue de 181.100 toneladas, 1,5% más que en el trimestre anterior. Esto, debido a una mayor producción en Centinela, parcialmente compensada por un menor rendimiento en Los Pelambres.

«La producción del año hasta la fecha y los costos en efectivo netos fueron muy similares a los del año pasado en 542.600 toneladas a US$ 1,15/lb y seguimos en camino de cumplir con nuestra guía de producción previamente establecida de 710- 740.000 toneladas para todo el año», sostuvo en el escrito el presidente ejecutivo de la compañía, Iván Arriagada, quien agregó que esperan que sus costos en efectivo netos sean más bajos que la guía original de US$ 1,25/lb.

Sin embargo, como todos los años, la novedad del reporte está en la estimación de producción de la minera para el año 2022. En este aspecto, la compañía anunció que esperan que la producción de cobre para el próximo año estará entre 660.000 y 690.000 toneladas, ya que las leyes disminuyen en la operación de concentrados de Centinela. Y, además, suponiendo que no haya precipitaciones hasta la próxima temporada de lluvias y que la planta desaladora en Los Pelambres entre en operación en el segundo semestre de 2022.

Esto va en línea con la advertencia que hizo la firma en agosto cuando indicó que, si no hay nuevas precipitaciones hasta el próximo invierno, las estimaciones preliminares indicaban en ese caso más extremo que podría verse afectada la producción en hasta aproximadamente 50 mil toneladas de cobre.

Sobre la estimación, Arriagada aseguró que refleja las toneladas de producción previamente aconsejadas en riesgo en Los Pelambres debido al clima y menores leyes en la operación de concentrado de Centinela. «Desde la última vez que informamos, no ha habido lluvias importantes en nuestras operaciones y, a medida que nos acercamos a los meses de verano, no esperamos lluvia hasta la próxima temporada de lluvias, que comienza en junio del próximo año», dijo.

Avance de proyectos

Según detalló la minera en su reporte, al cierre del tercer trimestre, el proyecto de expansión Los Pelambres tiene un avance de un 59% en cuanto al diseño, adquisiciones y construcción. Asimismo, se espera que la planta desaladora esté terminada en el segundo semestre de 2022 y la expansión de la planta concentradora para fines de ese mismo año.

Mientras, en Zaldívar, la construcción del proyecto de lixiviación de cloruro al final del tercer trimestre se completó en un 90% y se espera que se complete según el cronograma y el plan en el primer semestre de 2022.

En tanto, frente a la evolución de la pandemia, el máximo ejecutivo de la minera afirmó que la situación del Covid-19 en Chile «continúa mejorando, peor las medidas que implementamos el año pasado se mantendrán mientras continuamos priorizando la salud y seguridad de nuestros empleados y las comunidades circundantes».

«Si bien esperamos que los eventos extraordinarios de la cadena de suministro global y la crisis energética se alivien con el tiempo, nos mantenemos enfocados en controlar los costos mientras avanzamos en nuestros proyectos de crecimiento actuales y futuros», recalcó Arriagada.