La ministra de Transportes, Gloria Hutt, aseguró que las futuras líneas 7, 8 y 9 del Metro deberán “planificarse de nuevo”, dado los montos que deberán utilizarse para reconstruir las estaciones y tramos destrozados del ferrocarril metropolitano.

Tras el estallido social ocurrido en el país, hay daños en más de 70 estaciones el Metro, 20 de ellas quemadas, todo avaluado en 350 millones de dólares (más de $250 mil millones) según propias estimaciones de la empresa que opera el servicio del tren subterráneo.

A modo de ejemplo, las obras en la Línea 7 -que conectaría las comunas de Renca y Vitacura- se estiman en casi 3 mil millones de dólares.

La ministra Hutt aseguró que el principal desafío estará en las conversaciones con Hacienda en la discusión por un financiamiento suficiente, para no impactar en las planificaciones originales.

Entre las principales obras no solo está la construcción de esos tres nuevos servicios, sino además la extensión de la Línea 2 hasta San Bernardo; de la Línea 4 hasta el sector de Bajos de Mena en Puente Alto; de la Línea 3 hasta Quilicura y la Línea 6 hasta Isidora Goyenechea.

“La prioridad debe estar en la reparación”, propuso la extitular de Transportes, Paola Tapia, quien además planteó que es indispensable una nueva planificación financiera para las futuras líneas de Metro.

El presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Sergio Baeriswyl, advirtió que de no haber recursos adicionales, las obras que están planificándose se verán postergadas.

Hasta antes de las protestas, la estimación era que para el año 2027 la red del Metro contaría con 215 kilómetros y 191 estaciones.

Fuente: Biobío