Uno de los materiales ícono del reciclaje dentro del rubro de la construcción es el Oriented Strand Board (tablero de virutas orientadas, en español). Estas placas son más conocidas en Chile como tableros OSB, y tienen la particularidad de ser formadas por hojuelas o virutas de madera orientadas en tres capas perpendiculares entre sí.

La unión de ellas se produce gracias a un proceso complejo. Así lo confirmó Emilio Guerra, profesor del Departamento de Construcción y Prevención de Riesgos de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM), señalando que “se unen mediante adhesivos fenólicos y de poliuretano prensadas a altas temperaturas y presión. Estos tableros son muy eficientes en cuanto al uso de los recursos, y es uno de los principales componentes que contribuye a hacer estructural una tabiquería de madera o de acero galvanizado, siendo sus principales comerciales y habitacionales en muros, techumbres y pisos”.

Una de las mayores virtudes que poseen estos tableros es que son muy prácticos en la construcción de inmuebles, ya que se pueden utilizar en estructuras de envigado, tabiquería o techumbres. Por si fuera poco, el OSB se puede usar también como base para la instalación de revestimientos finales.

“Este material se ha ido reinventando con el paso del tiempo. Desde un tablero base sin mayor protección contra agentes bióticos y abióticos, ahora podemos encontrar tableros protegidos contra la humedad y contra las termitas. El mercado también ofrece tableros con una barrera de aluminio en una de sus caras para mejorar la eficiencia energética. También para climas muy húmedos o lluviosos existe una variedad de OSB que incorpora una barrera hidrófuga, que los convierte en una solución rápida y económica para construir muros protegidos y respirables”, argumentó el experto de USM.

Los tableros OSB, al igual que la madera, poseen múltiples propiedades que van desde la aislación térmica y acústica hasta la protección antihongos. Sin embargo, hoy existen productos novedosos que agregan la protección antitermitas a estos beneficios, que los hacen ideal para luchar contra la humedad. Eso sí, es importante que se fije en el producto correcto.

“Una de las caras de estos tableros es porosa, lo que para instalación en techumbres cumple como antideslizante para evitar accidentes. Existen formatos que cuentan con aditivos antitermitas y antihongos, lo que lo hace ideal para ser usado en condiciones de humedad. Estructuralmente, este producto rigidiza las estructuras de tabiquería eliminando el uso de cadenetas y diagonales, lo que se traduce en menor tiempo de ejecución y menos costos asociados a la obra. En cuanto a su resistencia al fuego, este material es complemento para lograr tabiquerías, pisos y techumbres de resistencia F15, F30 y F60”, sostuvo Guerra.