Noticias no muy halagüeñas para la economía chilena. Así se desprende del desempeño de los índices sectoriales que publicó esta mañana el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

De acuerdo al organismo, el Índice de Producción Industrial (IPI) sufrió una contracción interanual de 0,2% en septiembre, afectado principalmente por el desempeño de la minería. La cifra se ubica muy por debajo de las expectativas del mercado que, en promedio, esperaba un alza de 2,6% en el noveno mes del año.

En septiembre de 2019, que contó con un día hábil más en comparación con igual mes del año anterior, la serie con ajuste estacional y corregida de efecto calendario del IPI presentó un decrecimiento mensual de 3,9% y una baja de 1,1% en comparación con septiembre de 2018. Por su parte, la serie de tendencia-ciclo registró un descenso mensual anualizado de 6,6% en la evolución de largo plazo.

La minería, por su parte, experimentó una contracción de 2,4% en septiembre, como consecuencia de la menor actividad registrada en dos de los tres tipos de minería que lo componen.  La extracción y procesamiento de cobre, disminuyó 0,7% como consecuencia de una menor ley de mineral registrada en una importante empresa del rubro.

El efecto de la minería fue parcialmente contrarrestado por el desempeño de las manufacturas. Según el INE, el Índice de Producción Manufacturera experimentó un alza interanual de 2,1%  explicado, en gran medida, por el aumento interanual de 9,6% en la fabricación de sustancias y productos químicos.  Esto último, ocasionado, principalmente, por una baja base de comparación,
dada la paralización de una planta de cloruro de potasio durante 2018.

Con todo, la cifra de septiembre se ubicó por debajo del 5% que esperaban los expertos consultados por Bloomberg.

Por último, Índice de Producción de Electricidad, Gas y Agua (que junto al indicador de Minería y Manufacturas compone el IPI) experimentó un tibio aumento de 0,2% en doce meses.