Los principales gremios de las pymes se mostraron divididos ante los proyectos de ley que buscan reducir y flexibilizar la jornada laboral. Desde la Confederación de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Chile (Conapyme) y Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) se alinearon con la propuesta del gobierno y manifestaron su rechazo a la iniciativa que reduce de 45 a 40 horas la jornada semanal de trabajo. Mientras que la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado de Chile (Conupia) se alineó con esa última iniciativa, propuesta por la diputada PC Camila Vallejo.

Desde Conapyme advirtieron sobre los principales riesgos que, dicen, enfrenta el gremio si es que la medida de reducción de jornada se aplicara sin ningún tipo de flexibilidad laboral. “Las pymes sufrirán una disminución de los trabajadores contratados, no podrán contratar a nuevos trabajadores o, en numerosos casos, tendrán que cerrar”, afirmó el representante de Conapyme Juan Araya en un encuentro con el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg.

En cambio, el presidente de Conupia, Roberto Rojas, dijo que, si bien en la entidad no concuerdan en todo con la iniciativa de Vallejo, “con un par de modificaciones este proyecto podría acomodar más a las pymes, porque es mejor acortar las jornadas que concentrarlas en solo cuatro días porque, en la práctica, tendríamos que asumir los costos de un segundo turno”. Para ello, hoy se reunirán con los parlamentarios que impulsaron esta iniciativa para entregarle su propuesta.