Este hecho, pone en tensión modelos opuestos de sociedad, de desarrollo, de ciudad. Por un lado un conjunto habitacional modernista de los 60, donde la vida en comunidad, con viviendas bien iluminadas, con amplias áreas verdes era el foco central, y donde, además, el Estado cumplía un rol fundamental. Por el otro, el modelo actual, donde el mercado y la rentabilidad, la oferta y la demanda, son los principales motores de la ciudad, con un Estado que se limita a tratar de poner ciertas normas o reglas.

La tensión entre la ciudad de Concepción reconstruida casi en su totalidad (sobre su trazado original) después de los terremotos de 1939 y 1960 y la actual (con todas las secuelas del terremoto de 2010) se hacen evidentes: frente a la planificación de antaño -con sus ritmos y tiempos a largo plazo-, hoy se impone la urgencia del negocio, la rentabilidad rápida por sobre otras consideraciones.

Progreso, desarrollo, modernidad, espacio común, propiedad privada, comunidad son algunos conceptos que se enfrentan en “Remodelación Concepción” a partir de la construcción de un “Econoruedas” en un área verde protegida por más de 40 años por los vecinos del histórico conjunto habitacional con fuerte carga simbólica e histórica para la ciudad.