Cercano a cumplir el hito de llegar a los 200MWp de generación fotovoltaica conectados, de los cuales 187,45MWp se encuentran en proyectos en Chile, Solek, empresa de origen checo con más de diez años de experiencia en energía solar, específicamente en proyectos PMGD, se apresta a regresar con toda la experiencia ganada a la nación europea.
 
La compañía ha tenido una construcción centrada en mercados extranjeros, sobre todo en el chileno, debido a sus óptimas condiciones de iluminación, su mercado transparente y su cultura cercana a la de Europa. Zdeněk Sobotka CEO y fundador de Solek, considera que es el momento preciso para llevar toda la experiencia acumulada a su país de origen. Si bien poseen una central en dicha nación, la idea es que este sea el primero de muchos proyectos, debido principalmente a la rehabilitación del mercado checo de la energía sostenible.
 
“Con la experiencia que tenemos en el extranjero, queremos construir centrales eléctricas en la República Checa con una capacidad de cientos de megavatios en los próximos tres años», menciona Sobotka. La idea del CEO es ofrecer a las empresas y municipios del país, no sólo el diseño y la construcción de centrales eléctricas, sino también asistencia en la selección de programas de subvención y la documentación asociada a la solicitud de subvenciones, incluida la conexión a la red. También se contempla un sistema de baterías que permita hacer uso de la energía solar incluso durante la noche o cortes de electricidad, así como el posterior seguimiento a del rendimiento de las centrales.
 
«En la República Checa, la revolución energética se está produciendo desde abajo y con el apoyo del gobierno, lo que es una buena señal. La independencia energética de la República Checa respecto a Rusia y otros países no puede lograrse sin la construcción rápida y responsable de sus propios proyectos sostenibles. La energía solar es, por tanto, una solución estratégica», concluye Sobotka.
 
Gracias a todos los proyectos fotovoltaicos ya instalados a la red o en diferentes fases de construcción, en diversas partes del mundo y sobre todo en nuestro país, Solek se apresta a usar toda la experiencia solar chilena para energizar Republica Checa, y por qué no, en un futuro cercano, el resto de Europa y el mundo.