Dos cursos con un total de 30 trabajadores provenientes de empresas socias de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) recibieron el diploma que avala su conocimiento en electricidad, los que fueron impartidos por medio de la Fundación Social CChC y el otro por la Escuela Tecnológica de la Construcción (ETC).

Pero más allá de la cantidad de titulados o las horas de clases presenciales; queda de manifiesto que existe un esfuerzo por estudiar después de la jornada laboral. Otro grupo de trabajadores se capacitó gracias al trabajo de la ETC y Chilevalora, quienes entregaron su diploma a los colaboradores de las empresas socias que lograron certificarse, es decir, por medio de su “cartón” avalar institucionalmente lo que aprendieron informalmente con su experiencia de vida.