Ad portas de que se de a conocer la resolución del Tercer Tribunal Ambiental, con sede en Valdivia, respecto a la prohibición de realizar tronaduras a Mina Invierno, la instancia rechazó la solicitud realizada por un grupo de sindicatos de la empresa para que realizara una inspección a la fanea.

“Atendido el estado procesal de la causa, no ha lugar por estimarse innecesario para la decisión”, señala la respuesta del tribunal.

Cabe recordar que la sentencia definitiva está en acuerdo y se espera que sea dada a conocer en los próximos días.

Los sindicatos de la empresa, perteneciente a los grupos Angelini y Von Appen, habían pedido al tribunal que realizara la inspección “con la finalidad de que puediera conocer de manera directa la operación minera, las medidas de resguardo paleontológico y su efectividad, así como la situación en la que se encuentran los trabajadores que integran los sindicatos. Todo ello con el objeto de dotar a S.S. Ilustre de la mayor cantidad de antecedentes para resolver tanto la controversia cautelar pendiente como la cuestión de fondo”.

A fines de junio el directorio de la compañía decidió paralizar la faena ubicada en Magallanes, proceso que se haría totalmente efectivo a partir de fines de octubre o principios de noviembre, tras el revés que recibió a inicios de mes por parte del Tercer Tribunal Ambiental, que rechazó la solicitud para revertir una medida cautelar, vigente desde marzo, que le impedía realizar tronaduras por impacto a los fósiles vegetales.

En 2016, la compañía solicitó un permiso ambiental para operar con tronaduras, y pese a obtener la autorización y el respaldo del Servicio de Evaluación Ambiental -y a haber realizado ya 43 tronaduras- la justicia ambiental emitió una medida cautelar prohibiendo tal actividad, a la espera de la sentencia definitiva que ya está en acuerdo.

La medida cautelar decretada por el Tribunal Ambiental de Valdivia se dio en el marco de la reclamación interpuesta por particulares contra la aprobación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto Tronaduras, de Mina Invierno en Isla Riesco, ubicada en la Región de Magallanes.

En paralelo en el tribunal hay tres recursos presentados por la empresa, el sindicato de la empresa y el Servicio de Evaluación Ambiental, en los cuales se pide levantar la medida cautelar.

La empresa argumenta que no es posible seguir realizando la explotación del yacimiento sino se realizan tronaduras, por que lo que está realizando un proceso gradual de cierre de la faena.

Previo al inicio del proceso de paralización de actividades la empresa contaba con una dotación de 570 trabajadores propios y 500 contratistas.

Respecto a los primeros tras los 150 despidos anunciados la semana pasada los trabajadores desvinculados ya suman 230. Recientemente el gerente general de la compañía, Sebastián Gil, aclaró que en el caso de que el Tribunal no revierta la prohibición de realizar tronaduras y se deba paralizar definitivamente la mina, la dotación quedaría reducida a unos 50 empleados, que es la cantidad de gente que se necesita para realizar la labores de mantención y cierre propias de un yacimiento que ya no está produciendo.