La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, presentó, junto al vicepresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Carlos García, un balance positivo a empresarios y gremios de Antioquia de los avances del programa de vías de cuarta generación (4G) del departamento.

Dentro de los progresos más significativos, la jefe de la cartera destacó los dos proyectos que ya se entregaron (Pacífico 2 y Vías del Nus).

Pero también dio detalles de las ocho vías 4G que se están ejecutando en la región y las inversiones que se están realizando en estas obras.

“Gracias al mandato ‘Concluir, concluir y concluir’ del presidente Iván Duque, logramos reactivar el programa 4G y ya hemos entregado seis autopistas, de las cuales dos están en Antioquia”, dijo la ministra Orozco.

Y anotó que, antes del 7 de agosto, se pondrán en funcionamiento otros siete megaproyectos, con lo cual quedarán listos, al menos, nueve en el departamento.

En este sentido, la ministra destacó que el departamento ha recibido inversiones por cerca de $19,3 billones en el marco del programa de vías 4G.

Estos recursos se han destinado a la construcción de estos 10 corredores, que actualmente tienen un avance promedio del 84%.

Así avanzan las demás concesiones 4G en el departamento de Antioquia:

  • Mar 1: avanza en un 96,4%
  • Pacífico 3: 93,6%
  • Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó: 89,7%
  • Conexión Norte: 86,7%
  • Pacífico 1: 83,7%
  • Mar 2: 82,2%
  • Antioquia – Bolívar: 79,8%
  • Autopista Río Magdalena 2: 32,7%

 

De estos megaproyectos, a la fecha siete se encuentran con un porcentaje de ejecución por encima del 79%, es decir, serán entregados de aquí a agosto.

El restante, que es Río Magdalena 2, se mantendrá en ejecución y se prevé sea entregado por el próximo gobierno.

Eso sí, los que quedarán listos en 2022 serán clave para la conexión de Medellín y el Eje Cafetero con la que será la terminal portuaria más moderna de Colombia.

Esta es Puerto Antioquia, cuya acta de inicio se firmó la semana pasada por parte del Gobierno y los constructores.

Con este megaproyecto se generarán cerca de 1.900 empleos directos durante la construcción, en la que se invertirán cerca de US$300 millones.