Ayer se abrió oficialmente la licitación para construir las fases II y III de TransMilenio en Soacha, proyecto con el que se busca extender el servicio de transporte público masivo al sur de Bogotá, y que se está esperando desde el 2013, cuando se puso en funcionamiento la primera fase en ese municipio.

De acuerdo con el Ministerio de Transporte y la Gobernación de Cundinamarca, estas obras quedarían contratadas en noviembre próximo y se espera que la materialización de estos nuevos tramos finalice en el 2023.

Sin embargo, este proyecto en particular, que costará más de $931.00 millones, no es la única ampliación en la red de TransMilenio que estaría cerca a volverse una realidad. De acuerdo con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), antes de que se termine la actual Administración quedarían adjudicadas la construcción de otras dos troncales, y en la medida de los posible, de tres.

En el cronograma oficial de la entidad figura que también en noviembre se adjudicaría la ejecución de la troncal por la carrera 68, desde la carrera Séptima hasta la Autopista Sur y la de la troncal de la avenida Ciudad de Cali, desde la avenida Circunvalar del sur hasta la avenida Las Américas.

En tanto, según el IDU, la troncal de la avenida Boyacá se encuentra en etapa de factibilidad y diseños, por lo que no alcanzaría a adjudicarse este año. Por su parte, la troncal de la Séptima, desde la calle 32 a la calle 200, a pesar de ser la más adelantada en cuanto a planeación, se encuentra estancada.

Cabe recordar que la licitación fue suspendida hace unos meses por una medida cautelar tomada por un juez administrativo de Bogotá, a raíz de que los habitantes del edificio Altos de la Cabrera, al nororiente de la capital, interpusieran una acción popular, al estar en desacuerdo con la construcción de dos puentes vehiculares.