De acuerdo con Coordenada Urbana, el sistema de información georreferenciado de Camacol, la comercialización de vivienda nueva durante 2020 en el país llegó a 194.802 unidades de vivienda, representada en inversiones de los hogares por $37,2 billones.

Según la información, estos niveles representan máximos históricos, pues pese al contexto económico reciente, la vivienda nueva el año pasado se consolidó como el principal destino de inversión de los hogares colombianos.

Para Sandra Forero Ramírez, la presidenta ejecutiva de la Cámara Colombiana de la Construcción – Camacol, “estos resultados evidencian los atributos sociales y económicos de la vivienda, y muestran el gran esfuerzo del Gobierno nacional, poniendo en marcha una política pública de reactivación en un sector esencial para mover el 14% del empleo y el 54% del aparato productivo de país”.

Así mismo, a través de un comunicado de la entidad, Forero destacó que “el fortalecimiento del programa de vivienda social Mi Casa Ya, y los incentivos para el segmento medio a través del FRECH No VIS, fueron palancas fundamentales para hacer de la inversión en vivienda nueva un gran instrumento contra-cíclico”.

La dirigente gremial también resaltó que, la Vivienda de Interés Social continúa destacándose. Según los datos de la entidad, en 2020 se vendieron 132.854 unidades, lo que representó un 8% de crecimiento frente al año anterior. Frente a esto, en materia de proyectos con oferta disponible, la vivienda social es el eje central del mercado.

“En dos años, la vivienda social aumentó en 13 puntos porcentuales su participación dentro de la oferta total de vivienda nueva del país, lo cual significa que los hogares colombianos tienen mejores oportunidades de inversión y acceso a la vivienda formal”, aseguró Camacol en un comunicado.

La presidenta Ejecutiva de Camacol reveló que se esperan ventas por 209.000 unidades de vivienda, es decir un 7% más que en 2020. Asimismo, se espera que se inicie la construcción de 149.700 viviendas, equivalente al 28% frente al dato de 2020.

Sandra Forero también expresó que se espera que el PIB del sector crezca en 8,6% y que con este crecimiento se generen 150.000 nuevos puestos de trabajo.

Según informó La República, la funcionaria también destacó la importancia de una gestión efectiva del suelo urbanizable a nivel regional, que permita el lanzamiento de 200.000 nuevas unidades de vivienda este año.

Igualmente, la presidenta dijo que es importante crear más y mejores condiciones de inversión tanto para las constructoras como para los ciudadanos interesados en comprar, e hizo énfasis en la relevancia de mantener una reactivación ininterrumpida de las actividades productivas.

“Volver a hablar de confinamientos y generar interrupción de actividades productivas puede romper la confianza, y si se vuelve a generar desconfianza y una disminución de ingresos de los hogares se afecta toda la cadena productiva”, enfatizó en La República.

Ley de Vivienda y Hábitat

El pasado 14 de enero, la Cámara Colombiana de la Construcción – Camacol, emitió un comunicado donde celebraba y respaldaba la sanción de la Ley de Vivienda y Hábitat, sancionada ese mismo día por el presidente Iván Duque. Esta ley le permitirá a los colombianos un acceso más expedito a los subsidios de vivienda, además de reglamentar la Política de Vivienda Rural y mejorar la capacidad de planificación territorial de los municipios.

“Hoy podemos decirle al país que somos el Gobierno que ha entregado más subsidios de vivienda en un periodo de 30 meses. En el año 2020, el año de la pandemia, el año donde se afectó el crecimiento económico, social y el empleo, incluso con esa coyuntura me enorgullece decir que tuvimos las ventas de vivienda más altas de la historia de Colombia, y el jalonador, el motivador de esas ventas fue la Vivienda de Interés Social”, dijo el mandatario.

Camacol resaltó que, la Ley de Vivienda y Hábitat impulsa y fortalece elementos esenciales para el avance en la construcción de ciudades de calidad y el acceso a la vivienda formal. “Con este nuevo marco legal se promoverá la seguridad jurídica en las decisiones respecto al ordenamiento territorial, garantizando el desarrollo formal, el acceso y la financiación de la vivienda, la construcción de equipamientos sociales, el crecimiento urbano ordenado y otras acciones concretas”, señaló la entidad.

“El reconocimiento de la política pública de vivienda y hábitat como una política de Estado, sin duda define la importancia de la vivienda y el desarrollo urbano formal como fuente de bienestar y como un instrumento de movilidad social y equidad en el país”, afirmó la presidenta ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez.