El Gobierno de Colombia decretó varios cambios al procedimiento de expedición de licencias urbanísticas, a partir de las lecciones aprendidas durante la pandemia y gracias a la intervención y participación ciudadana, de los gremios y actores del sector constructor.

La nueva normativa modifica parcialmente el Decreto 1077 de 2015, en lo relacionado con el estudio, trámite y expedición de las licencias urbanísticas.

Dentro de las grandes apuestas se encuentra la ampliación del término que se tiene para ejecutar las licencias urbanísticas en proyectos nuevos, evitando entre otras, la existencia de construcciones en obra negra o inacabadas.

“Las licencias que se radiquen con destino a nuevos proyectos de urbanización, parcelación y construcción tendrán 12 meses más de vigencia, es decir, 36 meses sin contar prórrogas y revalidaciones”, precisó Jonathan Malagón, ministro de Vivienda.

Además, atendiendo a avances tecnológicos y como respuesta a las situaciones atípicas vividas durante la pandemia, se eliminan barreras para poder implementar el trámite virtual de las licencias urbanísticas.

Así las cosas, se permitirá que la radicación de documentos y sus firmas, así como la notificación y los recursos se realicen aplicando las normas nacionales de firma electrónica y procedimientos electrónicos.

Esto elimina, además, la necesidad de aportar varias copias físicas de los planos”, puntualizó el funcionario.

El nuevo decreto también introduce parámetros para que los municipios y distritos financien la adquisición de suelo y la construcción de obras públicas utilizando sistemas de reparto de cargas y beneficios.

De esta forma, las autoridades territoriales tendrán un medio adicional para la ejecución de los proyectos prioritarios para el desarrollo de los municipios.

El MinVivienda también expidió una nueva normatividad con la cual se modifica parcialmente el Decreto 1077 de 2015 en lo relacionado con el análisis de prefactibilidad y la localización de los macroproyectos de interés social nacional.

Esto con el objetivo de fomentar e incentivar la construcción de grandes áreas con destino a vivienda de interés social (VIS) y vivienda de interés prioritario (VIP), protegiendo el medio ambiente.

“Consideramos pertinente expedir un decreto señalando que, en los eventos en que los macroproyectos de VIS nacional se encuentren en áreas de recarga de acuíferos, se deben realizar estudios técnicos que delimiten estas áreas y garanticen su continuidad”, afirmó el Ministro.