Un posible detrimento de $6.657 millones en Ecopetrol encontró la Contraloría General de la República (CGR) en una auditoría financiera.

Según la CGR la petrolera pagó a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) $6.657 millones por petróleo que nunca recibió por parte de operadores y que debía haber retirado de tres campos petroleros localizados en el departamento de Casanare. “Con este crudo que debía recoger Ecopetrol, los operadores de esos campos debían cancelar sus obligaciones por concepto de pago de regalías”, explicó la entidad de control.

De acuerdo con la auditoría, entre 2013 y 2016, Ecopetrol dejó de recoger el crudo objeto del pago de regalías en especie, o sea en barriles de petróleo, en campos del departamento del Casanare. “Sin tener el crudo en su poder, Ecopetrol efectuó el pago del mismo a la ANH, además deduciendo los costos pactados en el contrato (con la ANH) para la comercialización o refinación según el destino del producto”.

Los hallazgos de la Contraloría agregan que Ecopetrol no hizo llegar los soportes que demostraran la notificación oportuna a la ANH de los eventuales incumplimientos en el proceso de entrega del crudo por parte de los operadores de esos tres campos, para que la ANH entidad realizara la cuenta de cobro o documento equivalente con los volúmenes realmente recibidos y declarados en el acta de entrega.

“Sin embargo, la situación de no recaudo del crudo en esos campos solo se dio a conocer en el año 2018, durante el proceso de cierre y liquidación del contrato, lo que para la Contraloría deja de manifiesto que Ecopetrol no fue diligente ni oportuno en el proceso para recoger el crudo en dichos campos”.

El objeto del contrato entre Ecopetrol y la ANH al que se refiere la Contraloría contemplaba “la venta y entrega por parte de la ANH a Ecopetrol de la totalidad del crudo que se produzca en los campos productores desde el momento de suscripción del presente contrato y durante su ejecución.”.

Ecopetrol, por su parte, estaba obligado “a recibir, adquirir y pagar el crudo en los términos y condiciones señalados en el presente contrato, con excepción de los crudos de difícil recaudo (…)”. La fecha de terminación de este contrato fue el 30 de junio de 2016.

Según las cláusulas, una de las obligaciones de Ecopetrol, en su calidad de comprador, era acordar con cada operador de cada campo productor el programa de retiro de crudo. Y, “en caso de incumplimiento por parte del operador, el comprador (Ecopetrol) debía “informarlo a la ANH inmediatamente al evento de incumplimiento, para que la ANH de ejecución a las cláusulas aplicables en los contratos de exploración y producción”.

Ecopetrol, por su parte, ha sostenido que hay diferencias en los criterios sobre la liquidación de las regalías en especie, discrepancia que deberá ser dirimida por la justicia, específicamente en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca que admitió una demanda que puso Ecopetrol al respecto.

La petrolera considera, además, que los recursos pagados a la ANH no se encuentran en riesgo, es decir que no habría un daño fiscal debido a que existen mecanismos, como el mencionado proceso judicial, que permiten cruzar o descontar los valores correspondientes asociados a los campos referidos.