Cerca de cumplir su quinto aniversario en Colombia, la empresa japonesa de tecnología e infraestructura de redes de comunicación, Furukawa Electric, busca expandir sus líneas de negocio y consolidarse como líder en la producción de componentes ópticos en el mercado andino.

La compañía, que en días pasados presentó su balance anual, pues finaliza año fiscal en marzo, logró ingresos netos en toda la región por 333 millones de dólares, valor que representa un crecimiento del 19% con relación al 2017.

“Los resultados obtenidos nos permiten tener perspectivas muy interesantes para el 2020, pues prevemos un aumento en los ingresos de más de 17% e inversiones que superarán los 16 millones de dólares en todas las unidades de América Latina”, mencionó Amauri Razente, vicepresidente de Operaciones de Furukawa Electric para Latinoamérica.

Cabe resaltar que la compañía tiene participación en Brasil, donde funciona la casa matriz, así como en Argentina, México y Colombia, este último, donde se espera afianzar el posicionamiento de la operación por medio de la conquista de mercados como el centroamericano y la implementación de redes de quinta generación con fibra óptica.

Al respecto, Paulo Zafaneli, gerente General de Ventas Internacionales de Furukawa, resaltó el crecimiento de la empresa en el país y añadió que gracias a su ubicación estratégica, la entrega de sus productos ahora es más eficiente.

“En Colombia alcanzamos ventas por 28 millones de dólares y tuvimos un crecimiento del 23%, sin embargo, con el armado de cables de fibra óptica, la creación de componentes de ensamble y conexión y nuestros servicios de ingeniería, esperamos crecer mucho más”, explicó Zafaneli.

Igualmente Javier Bedoya, gerente Comercial para la Región Andina, agregó que el país también es una plataforma de operaciones para fortalecer la presencia de Furukawa en Latinoamérica.

“Tenemos grandes retos, pero nuestra meta es vender más de 45 millones de dólares para el próximo año, y así lograr un crecimiento por encima del 60%, nos hemos venido preparando por medio de varios negocios y en los próximos meses pasaremos de 145 funcionarios en planta a 300”, agregó Bedoya. 

En línea con lo anterior, Amauri Razente, enfatizó en que para lograr esto y aprovechar las oportunidades comerciales del país, el Gobierno Nacional tiene que tomar cartas en el asunto y aliviar algunos problemas que enfrentan las empresas en las zonas francas, especialmente con el despacho y la excesiva tramitología que no incentivan la inversión extranjera.