El nuevo puente Pumarejo es un símbolo de las dos caras de la infraestructura en Colombia. Por una lado, está la obra y contrato que generaron todo tipo de polémicas y agarrones (entre Gobierno y contratista) al costar y demorarse más de los previsto. Y por el otro lado, emerge una bella marca en el paisaje del Atlántico materializada gracias a una ingeniería imponente fiel reflejo del crecimiento y desarrollo de toda la Región Caribe. El nuevo puente toma forma en medio de polémicas.

Este próximo viernes, en un acto liderado por el CEO de Sacyr, Manuel Manrique Cecilia, y el presidente de la República, Iván Duque, entre otras personalidades de la Región Caribe y el país, la empresa española anunciará la terminación del tablero principal del nuevo puente Pumarejo, que une a las ciudades de Barranquilla y Santa Marta.

El nuevo puente es una estructura más alta que la torre Colpatria de Bogotá, se podrá disfrutar en bicicleta e incluirá dos calzadas con tres carriles cada una. Su parte atirantada le dará un estilo moderno a la ciudad de Barranquilla y su iluminación la podrá convertir en un atractivo nocturno. El nuevo puente sobre el río Magdalena en Barranquilla también permitirá el paso de barcos más grandes, lo que mejorará la competitividad de este vibrante puerto.