La Contraloría General de la República dio a conocer un documento de 202 páginas, liberado en diciembre del 2018, en el que aborda los posibles riesgos y afectaciones ambientales al emplear la técnica de fracturamiento hidráulico de roca generadora de hidrocaburos, conocida como fracking, en busca del desarrollo de los yacimientos no convencionales (YNC).

En la mayoría de sus conclusiones, el informe del organismo de control coincide con las presentadas en febrero por la Comisión de Expertos que asesoró al Gobierno, y que recomendó avanzar en proyectos pilotos con condiciones como el fortalecimiento y coordinación entre las instituciones involucradas, así como complementar la línea base de información ecosistémica, hidrogeológica y de sismicidad asociada al Proyecto Piloto Investigativo (PPI) o identificar las condiciones de fortalecimiento institucional requeridas para tener capacidad de seguimiento y control al nivel de las mejores prácticas internacionales.“En Colombia existe un marco regulatorio y legal reciente con buenos estándares de regulación en comparación con otros países que han aplicado la técnica. Sin embargo la capacidad institucional para actuar en sus funciones de seguimiento y control es limitada”, señala uno de los apartes del documento de la Contraloría.

 Y agrega que Colombia tiene regulación en 16 aspectos, entre ellos los procedimientos y criterios para la exploración y explotación de estos yacimientos o en los términos de referencia para los estudios de impacto ambiental para los proyectos de perforación exploratoria, mientras que países como Argentina y China no han desarrollado regulación para sismisidad inducida dada su condición tectónica regional o la relativa lejanía de los campos de extracción mediante fracking de centros poblados.

“El Gobierno ha realizado importantes esfuerzos de regulación al establecer los requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, lo cual resulta positivo frente a un eventual avance hacia la etapa de exploración de la técnica de fracking, en zonas con alto potencial como el Valle Medio del Magdalena. Sin embargo, la Contraloría considera que aún falta establecer condiciones adecuadas para el cumplimiento de los requisitos técnicos y ambientales de nuestro país, en donde se subsanen previamente las deficiencias de información existentes en la línea base ambiental y se acuerden medidas adicionales de manera preventiva de ser necesarias”.