El Gobierno Nacional estima que, a pesar de que Colombia tiene altas reservas de gas, podría presentarse un déficit de este combustible hacia 2022.

Sandra Leyva, subdirectora de hidrocarburos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), estima una mayor demanda de gas de parte de plantas termoeléctricas por los retrasos del proyecto HidroItuango y una mayor demanda del sector petrolero.

A eso, dijo, se suma la declinación natural de los campos históricamente grandes como Chuchupa Ballenas en el norte del país.

Leyva explicó que, en un escenario de demanda media (en condiciones normales) sin incluir la demanda de las plantas termoeléctricas de la Costa Atlántica, el Gobierno estima que habría un déficit de gas desde el primer trimestre de 2022.

“El escenario de oferta de gas tiene alta incertidumbre de ocurrencia”, advirtió.

Y agregó que la declaración de producción ha permanecido por debajo de los volúmenes de oferta de largo plazo.

En condiciones normales de demanda, ratificó, habría desbalance en gas en el año 2022.

La experta dijo que los riesgos de desabastecimiento para la próxima década mantienen la necesidad de construir una nueva planta regasificadora en el Pacífico.

En su concepto, destinar recursos contingentes y prospectivos puede ser más costoso que disponer de una nueva infraestructura.

La mejor decisión, dijo, es tener una nueva planta regasificadora que estaría disponible hacia 2023-24 con un costo que se ha estimado en US$500 millones.

Mencionó el índice de arrepentimiento al decir que el Gobierno ha tomado en cuenta que el país se puede arrepentir menos haciendo la nueva planta frente a tener que asumir los costos económicos de un racionamiento de gas.

De su parte, Pedro Manrique, vicepresidente Comercial de Ecopetrol, dijo que en el país podría haber un desbalance entre la oferta y la demanda de gas entre 2020 y 2024.

Dijo que el campo Orca en la costa norte de Colombia ya está avanzado, pero su desarrollo depende de que haya mercado para ponerlo a la venta.

Thomas Lutz, country manager de la canadiense Canacol dijo que no prevé una escasez de gas, el problema es que la infraestructura de transporte es insuficiente.

No es rentable, dijo, hacer más inversiones en pozos y descubrimientos a menos que haya más y mejor infraestructura para llevar el gas al mercado.

Entre tanto, Orlando Cabrales, presidente de Naturgas, no prevé que haya desabastecimiento porque estima que el 20% de la producción de gas del país provendrá de descubrimientos que se han hecho en los últimos cinco años.

A pesar de esa visión, dijo que lo que ha hecho en producción de gas “no ha sido suficiente porque la tasa de exploración es bajísima”.

La clave, en su concepto, es mantener una alta tasa de exploración petrolera que traerá otros descubrimientos como yacimientos de gas.