Construcciones El Cóndor reportó su balance financiero a 2020, registrando ingresos por $794.995 millones, lo que representó una disminución de 9,12% con respecto al 2019.

La caída en los ingresos tiene como principal explicación el impacto por la cuarentena obligatoria por la pandemia de Covid-19, la cual implicó la no ejecución de obras a partir de finales de marzo hasta mayo, y el reinicio de estas en operaciones inferiores a las normales, registradas durante los meses de mayo, junio y julio.

La utilidad neta de El Cóndor fue de $31.441 millones, equivalente al 4% de los ingresos de las actividades ordinarias del periodo.

En relación con diciembre de 2019 se observó una disminución del 57%, esto se explica porque en 2019 se contabilizó en el estado de resultados la ganancia de la venta de la participación que la constructora tenía en la Concesión Túnel Aburrá Oriente por valor de $40.702 millones y que cedió a Odinsa. Eliminando este efecto en el análisis la utilidad neta y teniendo en cuenta que durante 2020 no se vendió ninguna inversión, dio como resultado una disminución del 3% con respecto al periodo 2019.

En cuanto al backlog (obras contratadas y por ejecutar), este llegó a $1,12 billones. Este cálculo tiene en cuenta la adición al backlog de la suscripción del otrosí al contrato de construcción celebrado con la Concesión Santa Marta Paraguachón y el 5% del precio estimado del contrato con la Sociedad Autopista Río Magdalena suscrito por el Consorcio Mag 2.

Además, la compañía asumió durante todos los meses de parálisis los costos ociosos, los costos de stand-by de maquinaria y equipo e instalaciones de producción. Adicionalmente, se mantuvo el 100% de la remuneración a todos los colaboradores tanto en las obras como en el corporativo y se acogió a los mecanismos de compensación que el Gobierno otorgó, indicó El Cóndor.