El año pasado, el área aprobada para construcción en el país aumentó 4,9% frente al 2017 y entre los proyectos con buen desempeño estuvieron aquellos destinados a servicios hospitalarios.

De hecho, según el Dane, el metraje avalado vía licencias para estos usos creció 4,8%, por encima de la vivienda, el comercio y la hotelería, lo que ha motivado a muchas firmas edificadoras a apostarle al negocio.

Sobre el tema, Luis Eduardo Jiménez, presidente de la empresa Jiménez Nassar & Asociados, destacó –en el caso de Bogotá– cómo este segmento se está fortaleciendo. “Como sucede con otros subsectores, en la capital el de la salud se está concentrando en lugares estratégicos, entre ellos, el que comprende las carreras Séptima y la Autopista, y las calles 100 a 134, en el norte”, dijo. 

Además, en línea con la tendencia trazada por el Dane, un estudio del Centro de Investigación de Mercados contratado por Jiménez Nassar & Asociados reveló que, de una muestra de sesenta profesionales entrevistados, 46 dijo que tiene un lugar independiente para prestar sus servicios.

De estos, el 89% lo ocupa en arriendo y el resto, 11%, es propietario. “Este y otros resultados nos permitieron tomar la decisión de desarrollar en esa zona Medical Center 121, una torre de siete pisos para 48 consultorios, con 8 tipos de diseño que se pueden adaptar según las necesidades”, dijo el empresario, quien agregó que se invertirán $15.000 millones.

La dinámica de este mercado también tiene a Cartagena como referente. Allí, se entregó el Hospital Universitario Carlos Haime, primer componente del Centro Hospitalario Serena del Mar, que, además, será operado por la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Otro mercado potencial, con mucho espacio para crecer es el de los servicios de vivienda para el adulto mayor, que tiene la atención para la salud como valor agregado. En Bogotá y los municipios aledaños ya hay varios de ellos. Incluso, con el ánimo de innovar, el ingeniero Manuel Estrada –quien ha impulsado el concepto con Vivenza en Chía y Anapoima (Cundinamarca)– le contó a Portafolio que construirá uno en Bogotá con un enfoque distinto, ya que será vivienda asistida con servicios, pero no para la venta sino para arriendo.

“La idea es que exista un apoyo en salud (enfermeras, médicos y terapias) para enfermedades específicas (respiratorias, alzheimer, etc.), pero que no es una clínica. Es residencial, en arriendo”, insistió.

En proyectos inmobiliarios de grandes formatos para el sector de la salud están entrando nuevos actores, entre ellos, los fondos inmobiliarios que adquieren varios pisos y hasta edificios completos para arrendarlos. Sobre este mercado, el presidente de Jiménez Nassar & Asociados, Luis Jiménez, reveló que las oportunidades son inmensas.