El Ministerio de Minas y Energía definió las reglas de la nueva subasta de largo plazo de energía renovable que espera realizar en el mes de octubre. Según el Gobierno el objetivo de este mecanismo es acercar la oferta (generadores de energía eléctrica) con la demanda (comercializadores de energía eléctrica) y fomentar la formación deprecios eficientes que beneficien a los usuarios.

En la subasta solo podrán participar proyectos nuevos de generación a partir de fuentes no convencionales de energía renovable (FNCER), cuya fecha de entrada en operación comercial sea posterior a la fecha de adjudicación de la subasta y que tengan una capacidad mayor o igual a 5 megavatios.

El producto a subastar por parte de los vendedores será energía por bloques horarios, asegurando certeza en la entrega de energía. Además, ‘Pague lo contratado’ es el tipo de contrato que se manejará: lo que implica que el comprador se obliga a pagar al vendedor la energía contratada, independientemente de que el comercializador la consuma o no, y que el generador se compromete a suministrar una energía fija al comprador durante el bloque horario.

Los generadores que resulten asignados en la subasta deberán empezar a cumplir con sus obligaciones de suministro de energía a partir del 1 de enero de 2022. Además, el plazo de los contratos de energía a largo plazo que se adjudicarán en la subasta será de 15 años.

“La cantidad de energía a subastar será definida como demanda objetivo por el Ministerio de Minas y Energía y será revelada por la Unidad de Planeación Minero Energética de manera simultánea con el tope máximo después de recibir las ofertas por parte de los compradores y vendedores que participen en el mecanismo”, explicó el Gobierno.