Las fuertes lluvias en Antioquia hicieron que en los más recientes días se produjera un deslizamiento en la vía Medellín-Bogotá tramo Santuario-Caño Alegre, kilómetro 73 + 600 m.

Posteriormente, se llevó a cabo un derrumbe en el kilómetro 73 + 800 m, que ocasionó un cierre total en la vía.

La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo que la reapertura total de la vía tardará, por lo menos, una semana.

“Hubo un derrumbe muy grande, alrededor de 20.000 metros cúbicos. El Invías ya está en la zona atendiendo el incidente y se están tomando todas las medidas necesarias. Antes de una semana no creemos que la vía pueda reestablecerse”, dijo la ministra.

Señaló que el derrumbe fue trágico pues le costó la vida a una persona, pero recalcó que las autoridades ya están atendiendo el incidente “de manera integral”.

Finalizó haciendo un llamado a los conductores para que sean prudentes en las vías y así puedan evitar posibles incidentes.