El repunte que han tenido los precios internacionales petróleo –que ayer superaron de nuevo los US$70 en la referencia Brent y se acercan a los US$72– llevaría a que este sector vuelva a ser uno de los aliados más poderosos de las finanzas del Estado y de la economía colombiana.

De hecho, las proyecciones del crudo para este y el próximo año le vuelven a ‘sonreír’ a Colombia, tras varios años en que la volatilidad jugó un papel importante, e incluso las previsiones que hacen los expertos en Colombia están por encima de lo que se proyectó hace un año.

El gobierno anterior, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo del 2018, estimó que el preció del petróleo para este año y el próximo sería de US$65, pero el Grupo Técnico Minero Energético de la Regla Fiscal que sesionó hace unos días– le recomendó al Ejecutivo ajustar al alza estas cifras.Así las cosas, el grupo de expertos, que asesoró al Comité Consultivo de la Regla Fiscal, indicó que para el 2019, el crudo se ubicaría en US$65,5, en tanto que en el 2020 subiría a US$67,5 y, de ahí en adelante tendrá un lustro en el rango de los US$70 (ver Gobierno haría cuentas…).

Pero estas cifras no son la única buena noticia que recibe la Nación y el sector, en general, por estos días. De hecho, todo indica que la producción nacional de crudo en marzo habría sido similar a la de febrero y se acercaría de nuevo a los 900.000 barriles. Anoche, al cierre de esta edición no se conocía el dato oficial.

Estas cifras, además de mostrar un mejor comportamiento de sector en el tercer mes del año, confirmaron lo que parecía un imposible, y es que la extracción lograda por el país superara la de Venezuela, nación que tiene en jaque su sector minero-energético, por cuenta de la crisis política y económica por la que lleva atravesando varios años.

Incluso, ayer mismo se conoció –tal como se había previsto durante las últimas semanas– que la producción de petróleo de Venezuela registró en marzo un nuevo descenso que ubicó su cifra de bombeo diaria en 732.000 barriles, según los datos de la Opep, lo que supone el menor nivel desde el 2003.

Este resultado supone, a su vez, un desplome en tan solo un mes de 289.000 barriles diarios respecto a los 1,21 millones que se habían registrado en febrero. No hay que olvidar que aunque la petrolera estatal Pdvsa llegó a bombear 3,5 millones de barriles diarios, el dato era de 1,91 millones al finalizar el 2017 y en 1,35 millones al término de 2018.

“Se cumplió el vaticinio sobre este desplome, que se traduce en que realmente, hoy por hoy, Ecopetrol ya produce más que Venezuela, lo que es una situación insólita. Los directivos de Pdvsa afirman que esta caída es por las sanciones, pero es importante mencionar que la capacidad de producción ya había bajado de forma notable antes de eso. El panorama es lamentable y no veo una solución sencilla, por lo que el futuro en este tema va a ser oscuro”, explica Alfonso Molina, escritor venezolano y editor de Inteligencia Petrolera.