Ante la necesidad de una reforma al sistema pensional del país, es necesario crear las condiciones técnicas y políticas con participación de todos los jugadores en este secto.

El presidente de Asofondos, Santiago Montenegro Trujillo, señaló ayer que si bien no es optimista de que se logre un consenso, sí se pueden lograr acuerdos básicos frente a temas claves que deben ajustarse.

Algunos de los temas en los que considera que hay algún tipo de acuerdo son ampliar el pilar solidario (Colombia Mayor y Beps), y unificar el tema contributivo eliminando la competencia entre el régimen público y el privado.

En esto coincidió el presidente de Colpensiones, al señalar que justamente la entidad es la llamada a fortalecer ese pilar solidario con los programas que ya está desarrollando.

Montenegro añadió que “en este Gobierno hay voluntad de avanzar en una reforma de protección a la vejez, creo que habrá cambios, pero ese ajuste debe ser el producto de muchas más discusiones con partidos políticos, sectores sociales, sindicatos, académicos, gremios y demás para seguir desmenuzando el diagnóstico”.

En un panel realizado ayer durante el 12° Congreso de la Fiap y Asofondos, expertos coincidieron sobre la necesidad de reducir la inequidad del sistema y ampliar la cobertura.

El director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, considera que una reforma pensional es “necesaria pero no es suficiente” y señaló que debe haber cambios en el mercado laboral (incluyendo costos laborales de las empresas y las reglas del mercado de trabajo en el sector rural, entre otros), así como en el salario mínimo, sobre lo cual planteó además que se permitan pensiones y cotizaciones inferiores a un mínimo.

Entre tanto, Carolina González-Velosa, especialista de la división de Mercados Laborales del BID, planteó que la reforma debe ser un proyecto de país, no de Gobierno, que debe construirse a partir de un diálogo con verdades incómodas y sustentarse en argumentos técnicos juiciosos.

Añadió que la transición de cualquier reforma que se haga debe hacerse con cuidado para no cargarle los costos a una sola generación.