Ante la posibilidad de organizar el Campeonato Mundial de Fútbol 2030, entre Ecuador, Colombia y Perú, Andrea Sotomayor, Secretaria del Deporte, resaltó que Cuenca puede ser considerada una de las sedes de la máxima competencia que promueve cada cuatro años la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

En este contexto se analiza la posibilidad de adecuar el estadio municipal Alejandro Serrano Aguilar o construir un nuevo escenario deportivo en la capital azuaya. “Actualmente estamos en conversaciones, vamos a ver qué se debe hacer para que Cuenca aplique como sede del Mundial”.

No obstante, detalló que las ciudades postulantes tienen que cumplir varios requerimientos que exige el organismo rector del balompié internacional, no solamente deben contar con infraestructura, sino también se considera la movilidad, la capacidad de la ciudad, la infraestructura hotelera, etc.

De acuerdo a la funcionaria de Gobierno, el monto de inversión para llevar adelante el Mundial 2030 – en el que se espera recuperar el doble, según la experiencia de otros países sudamericanos como Brasil, que han organizado la justa futbolística- aún está en análisis, sin embargo, anticipó que está entre los USD 2.000 y 3.000 millones, valor que desembolsaría el Ministerio de Finanzas.

Agregó que la propuesta de Moreno, presentada el 6 de septiembre a sus pares de Colombia y Perú, “ha sido vista con buenos ojos”.

Por tal razón, este miércoles en la capital Azuaya fue presentado el proyecto Juego Limpio 2030, que tiene como objetivo transformar al Ecuador en una comunidad de paz, participativa, saludable, responsable e inclusiva.

“Trabajaremos sin tregua para cumplir la meta de convertirnos en sede del Mundial de Fútbol, pero sobre todo, para marcar un hito en el que nuestros jóvenes tendrán sus manos limpias de droga”.

Acotó que 2030 será un año en el que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) evaluará el cumplimiento de objetivos de desarrollo sostenible, se cumplirán los mandatos del Acuerdo Nacional y el Ecuador habrá luchado para cumplir la meta de convertirse en anfitrión de la Copa del Mundo.