Coviandes, concesionaria de la vía Bogotá – Villavicencio, informó que hasta el día de ayer se habían removido más de 193.000 metros cúbicos de material en los tres frentes del kilómetro 58, el punto más crítico de la vía. Para esta labor fueron necesarias cerca de 80 volquetas de gran capacidad, cuatro cargadores, cuatro retroexcavadoras y compresores para la demolición de rocas, explicó la firma.

También aseguró mediante su cuenta de Twitter que “el avance no podría ser mejor” y que las condiciones climáticas y de seguridad en la zona de Guayabetal han contribuido a avanzar en las intervenciones.

La concesionaria manifestó que este procedimiento ha requerido de la participación de unas 160 personas, entre operarios, conductores, vigías, organismos de socorro y autoridades. Una serie de derrumbes, agravados por el invierno y la inestabilidad de la zona, llevaron al cierre indefinido del corredor el pasado 14 de junio, hecho que ha afectado fuertemente la economía regional al impedir el acceso por tierra al oriente del país.

Cabe resaltar que la Superintendencia de Transporte informó que entre el 15 de junio y el 31 de julio de este año, periodo de temporada alta, se movilizaron 228.317 pasajeros en el trayecto Bogotá – Villavicencio. De estos, 147.537 (65%) lo hicieron por vía terrestre y 80.780 (35%) por vía aérea.