En medio de la pandemia de covid 19 el sector de la construcción y la infraestructura se convirtió en uno de los protagonistas por su capacidad de generar encadenamientos productivos y empleos. Justamente, entre abril y junio de 2021 son varias las grandes obras que el Gobierno Nacional espera poner al servicio y también se tiene previsto el arranque de varios proyectos.

Una de las grandes obras que se esperan para antes de que finalice el semestre es el Cruce Cordillera Central, entre Quindío y Tolima, el cual tiene un avance de 95% de acuerdo con el Instituto Nacional de Vías (Invías).

A través del Ministerio de Transporte y el Invías se han invertido $2,9 billones en la ejecución de este proyecto, el cual está conformado por 60 obras que corresponden a 25 túneles, 31 viaductos, 3 intercambiadores viales y una doble calzada de 30 kilómetros en la vía Calarcá – Cajamarca.

El año pasado ya se entregó el hito más importante del proyecto, el túnel de La Línea, cuya distancia es de 8,6 km, y se llevó poco más de $1 billón en su inversión. Además, ya se han entregado también el túnel de rescate, tres túneles cortos, dos intercambiadores viales y 13,4 km de segunda calzada, entre Calarcá y Cajamarca.

Otra entrega que prepara el Invías para el trimestres es la del corredor binacional Espriella – Rio Mataje, en el departamento de Nariño, cuyas obras comprenden la pavimentación de 14 km de vía, la construcción de 5 km nuevos y cuatro puentes vehiculares.

El Gobierno ha invertido a través del Ministerio de Transporte y del Invías $240.600 millones para la ejecución de las obras, que actualmente registran un avance del 88,5% y su finalización está programada para el primer semestre de 2021.

Con estas obras se busca descongestionar la Vía Panamericana, pues se contará con un corredor alternativo hacia Ecuador, y se mejorará la conexión vial entre San Andrés de Tumaco (Nariño) con la población de Esmeraldas (Ecuador).

Para este trimestre otro hito de la infraestructura previsto es la entrega de la segunda concesión del programa de Cuarta Generación (4G), el corredor vial Puerta de Hierro – Palmar de Varela y Carreto – Cruz del Viso, el cual presenta un avance de 97,9%, según la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) espera entregarla en la primera semana de mayo.

La concesión tiene una longitud total de 202,56 km y se compone de tres Unidades Funcionales (UF). En junio del año pasado se entregó la UF 3, que une el sector de Carreto-Calamar con Palmar de Varela y en febrero de este año se puso al servicio la UF 2, entre Carmen de Bolívar – Carreto y Cruz del Viso.

Así mismo, la ANI proyecta entregar también unidades funcionales de otras 4G en los próximos tres meses que corresponden a la Iniciativa Privada (IP) Antioquia- Bolívar, una concesión de 495 km con la que se busca mejorar la conectividad en el noroccidente del país y que va en 74,1% de ejecución; y a la IP GIGA (Girardot- Ibagué- Cajamarca), la cual comprende 145 km, registra un avance de 46% y pretende mejorar la conectividad del corredor Buenaventura- Bogotá en el departamento del Tolima.

Además, la ANI espera que en el próximo trimestre se logren los cales (la unión de ambos extremos) en dos túneles que hacen parte de las obras de las concesiones 4G. El primero es el túnel de Amagá, en el proyecto 4G Pacífico 1 en Antioquia, un túnel doble con una longitud promedio de 3,6 km; y el segundo es el cale en el túnel de Pamplona, que hace parte del proyecto Pamplona-Cúcuta en el departamento de Norte de Santander.

Además de los proyectos viales para los meses entre abril y junio también se tienen previstos avanzar en obras de tipo aeronáutico.

De acuerdo con la Aeronáutica Civil en las próximas semanas serán entregadas las obras del Aeropuerto El Edén de Armenia, en el Quindío, en el cual la entidad invirtió recursos por $116.000 millones para la modernización del terminal aéreo.

Además, antes de mitad de año iniciarán las obras de explanación del Aeropuerto del Café, que se construirá en el municipio de Palestina (Caldas), un proyecto que fue declarado como estratégico por la Nación y cuyas obras se adjudicaron en marzo.

Además de las entregas de varios megaproyectos la infraestructura nacional también se moverá con el arranque de varias obras estratégicas.

Una de ellas es la reactivación de la malla vial del Meta, prevista para mayo. El proyecto, cuya longitud total es de 267,5 km, cuenta con una inversión de $1,6 billones e iniciará inicialmente con la intervención de dos tramos.

Entre mayo y junio se espera que arranquen también las obras de acceso al túnel Guillermo Gaviria Echeverri, también conocido como túnel del Toyo, en Antioquia, las cuales fueron adjudicadas la semana pasada por el Invías.

Otra obra que iniciará antes de mitad de año es la troncal de TransMilenio de la Av. 68, la cual también alimentará al Metro de Bogotá, y está a cargo del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU). Actualmente está culminando su fase de preconstrucción.