Considerando el escenario actual, la producción de zinc para 2020 se estima entre 300 y 335 mil toneladas, 11% por debajo de la estimación anterior, sujeto al retorno y la evolución de la producción de minas en Perú, detalló Nexa Resoruces.

En relación con la producción de cobre, la compañía estima alcanzar volúmenes entre 30 y 33 mil toneladas, mientras que la producción de plomo debería alcanzar entre 33 y 38 mil toneladas. Se espera que la producción de plata alcance entre 6.0 millones de onzas y 6.8 millones de onzas en el transcurso de este año.

Para el año en curso, las ventas de metales se estiman entre 540 y 580 mil toneladas, una reducción del 10% en relación con la estimación previa de la compañía. La expectativa es que la demanda en el segundo trimestre también se verá afectada por las medidas adoptadas en todo el mundo para combatir la propagación del COVID-19. Nexa también espera una mejora gradual de la demanda durante la segunda mitad del año, sujeta a la mejora del entorno comercial y los requisitos futuros para el control del COVID-19 en sus operaciones.

CAPEX 2020 se reduce a US$ 300 millones

En respuesta al COVID-19 y con enfoque en preservar la caja en este período de crisis, Nexa disminuyó el CAPEX estimado para 2020, de US$ 410 millones a US$ 300 millones. En este contexto, se suspendieron las inversiones en proyectos greenfield, con la excepción del proyecto Magistral (Perú) ya que se encuentra en una etapa avanzada, y se redujeron las actividades de exploración minera.

En el primer trimestre, Nexa invirtió US$ 80 millones en CAPEX, el 51% de los cuales se destinó a proyectos de expansión y el 49% a mantener activos, mejorar el sistema ambiental, la innovación y los proyectos sociales de las unidades. Para la construcción del proyecto en Aripuanã (MT) se asignaron US$ 29 millones en el primer trimestre. Actualmente, la compañía está trabajando en un nuevo cronograma del proyecto, que ahora prevé el inicio en el tercer trimestre de 2021 debido a varios factores, como las condiciones climáticas locales y las restricciones logísticas en la región. En el primer trimestre de 2020, las obras continuaron avanzando y lograron un progreso físico del 39%.