La ampliación del terminal Sur del Puerto del Callao avanza y se prepara para el futuro digitalizado que impondrán las futuras inversiones. Esta obra cumplirá un papel muy importante para seguir garantizando flujos de carga eficientes y seguros.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) impulsa esta obra que ya tiene un avance del 26% a través de la empresa concesionaria DP World Callao.
Se trata de la creación de un muelle que tendrá la capacidad de recibir simultáneamente hasta 3 buques Neo Panamax, que miden 43 metros de ancho y de hasta 371 metros de longitud.
El Muelle Sur del Callao permitirá incrementar la capacidad hasta los 1.9 millones de TEU (contenedores de 20 pies) por año. Se extenderá en 400 metros hasta alcanzar los 1050 metros y el patio de almacenamiento crecerá hasta las 39 hectáreas. Actualmente, cuenta con un muelle de 650 metros de longitud.
Además, se instalarán tres nuevas grúas pórtico de muelle y 16 grúas de patio. Este equipamiento permitirá reducir las emisiones de gases de efecto invernadero manteniendo una operación sostenible y ambientalmente responsable. Contará con un taller de mantenimiento de equipos y un sistema de generadores de energía en casos de emergencia, entre otros.
Esta moderna infraestructura, también contará con plataformas para contenedores refrigerados y tendrá capacidad para 420 conexiones. Asimismo, incluirá una estación de combustible para los equipos del terminal y una poza de derrames.
Comprende inversiones obligatorias y adicionales, llegando en conjunto a representar una inversión de 350 millones de dólares. Las obras se iniciaron en setiembre pasado y se estima que inicie operaciones a fines del 2023.
Con esta ampliación, debido al crecimiento del citado puerto, se dinamizará el comercio exterior y la economía del país y beneficiará directamente a la Provincia Constitucional del Callao y a los departamentos de Lima, Ica, Áncash y la zona centro del país, facilitando la exportación e importación de productos hacia estas regiones.
La primera fase del proyecto consistió en la construcción del terminal de contenedores con un frente de atraque de 650 metros, que corresponde a dos amarraderos. La ejecución de la primera etapa de la obra culminó en agosto del 2010.