Como parte de la Segunda Reforma Agraria, el ministro de Desarrollo Agrario y Riego, Oscar Zea, puso en marcha el canal Roma- Sector Toma Soldado, en el distrito de Ascope, obra ejecutada a través del Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI) con una inversión de 16.3 millones de soles, que beneficiará a más de mil familias y atenderá 9,000 hectáreas.

En su visita de trabajo también anunció la próxima ejecución del canal Cao con una inversión de 14.7 millones de soles y que apoyará a 468 familias de agricultores y 12,151 hectáreas de cultivos de los sectores Magdalena, Roma, Campo, Larco, Felipe de los Reyes y La Agonía del distrito de Casa Grande.
En su exposición, el ministro Zea señaló que uno de los ejes centrales de la Segunda Reforma Agraria es la seguridad hídrica a través de la ejecución de infraestructura hidráulica, que permitirá gestionar e impulsar de forma adecuada los recursos hídricos con fines poblacionales, agrarios, industriales, entre otros.
“Con la ejecución de los proyectos (en las zonas altas del país) vamos a impulsar la siembra y cosecha de agua, que contribuirá no solo a dotar de empleos a nuestros pequeños productores, sino también permitirá garantizar la provisión del recurso hídrico. También con el apoyo de los productores del campo, vamos  a garantizar la seguridad alimentaria de todos los peruanos”, expresó.
 
 
Reforma agraria
En su exposición, el titular de Midagri manifestó ante los usuarios del distrito de Ascope que «cueste lo que cueste, la Segunda Reforma Agraria va, como dijo el presidente de la Pedro Castillo,  con apoyo de los pequeños, medianos y los grandes productores agrarios. «Todos unidos vamos a encaminar la Segunda Reforma Agraria», señaló.
En el caso del canal Roma-Sector Toma Soldado y su bocatoma, los 4 kilómetros del canal de conducción beneficiarán a las familias de los agricultores del valle de Chicama, quienes se dedican a los cultivos de arroz, maíz, espárragos, caña de azúcar, menestras y frutales, cuya producción está dirigida al mercado local y nacional.
Se trata de una obra de rehabilitación que fue recepcionada y transferida y contó con la participación de representantes de la Junta de Usuarios del Valle de Chicama y la Comisión de Regantes, quienes verificaron el cumplimiento de las metas físicas y su buen funcionamiento.
Los trabajos involucraron la rehabilitación de la Bocatoma y 100 metros de barraje fijo, canal de conducción (3,916.31 metros) y una toma lateral. También se construyeron dos estructuras de empalme con obras existentes: una estructura de empalme bocatoma Roma, un canal de empalme de sección rectangular, una caída vertical y una transición de salida, además de dos caídas verticales y ocho caídas inclinadas.