La empresa francesa Vinci Highways, propietaria de la concesionaria Lamsac, encargada de la Vía Expresa Línea Amarilla, mostró su disposición de colaborar en cualquier investigación con las autoridades peruanas y ratificó su compromiso de cumplir el contrato de concesión vigente entre Lamsac y la Municipalidad de Lima.

Vinci Highways explicó que compró la concesionaria Lamsac a Invepar en diciembre del 2016. A su vez, la concesionaria había sido vendida al fondo de inversión Invepar por parte de la brasileña OAS en marzo del 2012, por lo cual aclaró que Vinci Highways no tuvo ninguna relación con la constructora brasileña OAS, quien salió del proyecto antes de la firma de la compra.

“Condenamos los actos de corrupción y aquellos que atentan contra las buenas prácticas y normas (…) En ese sentido, estamos a disposición de las autoridades correspondientes para colaborar con cualquier investigación, en curso o por iniciarse, respecto a hechos que hubiesen ocurrido incluso con anterioridad a la compra de Lamsac por parte de Vinci Highways“, señalaron en un comunicado.

La empresa resaltó que culminó la construcción del proyecto Línea Amarilla en 15 meses con una inversión de más de S/ 3,000 millones. Indicaron que en 11 meses de operación son más de 7 millones de usuarios los que se trasladaron entre Lima Centro y Callao a través de la Vía Expresa Línea Amarilla.

“En Vinci Highways tenemos una visión de largo plazo y confiamos en la estabilidad institucional, jurídica y macroeconómica del país, a fin de contribuir a cerrar la brecha de infraestructura existente”, señalaron.