Cinco años han tenido que pasar para que el Consorcio Gasoducto Peruano del Sur (integrado por las empresas GDF Suez, Sempra, Techint y TGI) reciba un fallo definitivo con relación a la demanda planteada para declarar la nulidad del proceso de concesión del proyecto Gasoducto del Sur que en su momento se adjudicó el consorcio integrado al inicio por Odebrecht y Enagás.

Si bien hace un mes se habría emitido el fallo, denegando el pedido del demandante, lograrlo no fue fácil pues la Segunda Sala Civil de la Corte Superior debió pedir auxilio a otros jueces, ya que la sentencia firmada por tres magistrados cuenta con un fallo en discordia firmado por otros dos miembros de la sala.