En una secuela de la pandemia del covid-19, los edificios de oficinas en Miraflores muestran una desocupación de hasta 60%, afectando así a los propietarios. Por ello, estos ahora apuntan a convertir sus activos inmobiliarios en edificios de vivienda.

El alcalde del distrito, Luis Molina, afirmó que las empresas han adoptado el “home office”, llevando a inmuebles de las avenidas Pardo o Larco a estar meses sin generar rentas para sus inversionistas ni pagar arbitrios; pero no es lo único.

Al dejar de pagar mantenimiento, se produce un deterioro de sus instalaciones, espacios urbanos que se menoscaban. Al haber menos ocupantes, también se afecta la seguridad”, comentó a Gestión.

En ese sentido, anunció que presentará un proyecto de ordenanza para formalizar la conversión, abriendo así una nueva oferta de venta y renta de viviendas en Miraflores, a precios accesibles. Refirió que la medida no implicaría cambio de zonificación.

“Inclusive hay hoteles que ya se están convirtiendo en viviendas, uno en la avenida Benavides y seguro vendrán más”, anotó.

Licencias

Más allá del interés por convertir edificios comerciales en viviendas, el distrito aun atrae inversiones de largo plazo. Así, en el 2021, la comuna otorgó 14 licencias de nuevos hoteles por US$ 41 millones.

“Casi todos son de cinco estrellas, son licencias de construcción”, sostuvo el alcalde Luis Molina, aunque reconoció un descenso frente a años pasados (en 2019 se dieron 22 licencias por US$ 181 millones; y en 2020, 18 licencias por US$ 274 millones).

De igual manera, las licencias para comercios bajaron a 13 el 2021 (en 2019 se dieron 22). Sin embargo, se expidieron 88 licencias para terrazas gastronómicas, dinamizando los rubros de restaurantes, cafés, heladerías y panaderías.

“Han aumentado sus ventas en más del 60%, velando por la bioseguridad en la pandemia. Son licencias temporales, pero podrían quedarse definitivamente, vamos a ver cómo va”, añadió.

Smart city

Consultado por la licitación del Smart City (seguridad y control de tránsito con semáforos y cámaras inteligentes) por US$ 10 millones, el burgomaestre dijo que se realizará finalmente con participación del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE).

A la fecha, hay 40 empresas nacionales y extranjeras interesadas. La buena pro se otorgaría en diciembre y las obras empezarían en enero.

En tanto, el Parque Bicentenario se entregará a mediados de diciembre tras el trabajo de estabilización de taludes y ampliación de plataformas. Su apertura sería en enero de 2022.

Teleférico desde Domodossola

En una iniciativa privada, el consorcio Zigzag Teleféricos avanza hacia el desarrollo del proyecto de teleférico Vaivén Miraflores. A la fecha, este grupo – conformado por una empresa austriaca y otra peruana- ya tienen aprobación de la Autoridad de la Costa Verde y del municipio distrital para la iniciativa de US$ 10 millones, que ha sido declarada de interés recientemente.

El alcalde Luis Molina explicó que dicho consorcio se adjudicaría directamente el proyecto si ninguna otra compañía se presenta a competir por el mismo hasta el 6 de febrero. “El proyecto dará mayor conectividad del malecón con la playa. La idea es dar mayor valor a la zona y acceso no solo a los vecinos, sino a niños, adultos mayores, personas con discapacidad y quienes quieran llevar tablas y bicicletas”, dijo.

Detalló que el proyecto tendría una estación en el acantilado del parque Domodossola y otra en la playa Redondo, trayecto que se haría en cabinas para 15 personas. Su ejecución tomará 10 meses.

Fuente :  Gestión