Los planes de inversión en infraestructura que fueron aprobados para las ciudades de Bogotá (Baa2 estable) y Medellín (Baa2 estable) en Colombia (Baa2 estable) incentivarán, si se ejecutan de acuerdo con los tiempos estipulados, la recuperación económica en la segunda mitad de 2020 y en 2021.

Así lo aseguro la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings en un nuevo informe en el que además dijo que, si bien Bogotá y Medellín registrarán déficits financieros en 2020 y 2021 debido a un mayor gasto y una menor recaudación de impuestos, ambas ciudades se benefician de una fuerte liquidez y de niveles moderados de deuda, que respaldan sus perfiles crediticios.

La contracción económica en 2020, dijo, afectará negativamente los ingresos por impuestos y las transferencias del gobierno.

Espera la firma una contracción de la economía colombiana del 5.5 % en 2020, seguida de una recuperación del 4.2 % en2021.

En el caso de Bogotá y Medellín, son las ciudades y los centros económicos más importantes de Colombia y, si bien tienen economías diversificadas, la industria y el comercio representan más del 50 % del PIB y generan impuestos que ascienden al 42 % de la recaudación total de impuestos.

Debido a la contracción económica, Fitch proyecta que Bogotá y Medellín registrarán disminuciones en los ingresos por impuestos de 10%-16% en 2020, lo que representa una caída en los ingresos totales de 5%-10%.