Este lunes empezó a circular información sobre las cláusulas que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) podría hacer efectivas a EPM por el caso de Hidroituango, de no iniciar operaciones en las fechas estimadas.

Al respecto, Empresas Públicas de Medellín (EPM) precisó que la compañía tiene una relación interinstitucional de décadas con diferentes entidades financieras de relevancia mundial. “En ese contexto el Banco Interamericano de Desarrollo representa para EPM un aliado muy relevante y así lo ha sido en el marco del proyecto Ituango”, precisó la empresa.

Cabe recordar que EPM y el BID Invest (el ala privada del BID) firmaron, el 29 de diciembre de 2017, un contrato de crédito como parte de la financiación del proyecto Hidroeléctrico Ituango. A la fecha el saldo de ese crédito es de un total de US$450 millones (equivalente a $1,7 billones colombianos, de acuerdo con la TRM vigente).

Posteriormente, el 30 de marzo de 2021, ambas entidades firmaron un otrosí (Amendment) al contrato de crédito, en razón, principalmente, de los efectos que se habían presentado en el proyecto durante la contingencia ocurrida en 2018. La negociación de dicho documento se desarrolló en varias etapas en los periodos 2019, 2020 y parte de 2021.

Dicho contrato de crédito y su otrosí incluyeron cláusulas relacionadas con el cumplimiento de hitos del proyecto financiado, en este caso el Proyecto Hidroeléctrico Ituango, entre otra serie de compromisos contractuales.

En el hipotético caso que se llegase a dar un incumplimiento a alguna de las cláusulas previstas en estos acuerdos con BID Invest, existen herramientas contractuales que, de acuerdo con la voluntad de las partes, se podrían llegar a acordar en forma oportuna, evitando declaratorias de incumplimiento o llamamiento a pago anticipado obligatorio.

A la fecha, el contrato se viene ejecutando acorde con lo establecido en los clausulados correspondientes, de hecho, según EPM, existe un diálogo permanente que entrega información en tiempo real y exponiendo las estrategias que van dirigidas a la continuidad sin dilaciones del proyecto constructivo.

“Es relevante aclarar a la opinión pública que EPM viene dando cumplimiento a todos los compromisos contractuales con BID Invest. EPM, como es su práctica tradicional, mantiene diferentes canales de comunicación con el público financiero en general, para permitir que evalúen con objetividad la información relacionada con la compañía y el Proyecto Hidroeléctrico Ituango”, expuso EPM.

EPM reveló que adelanta las fases para un proceso de contratación de posibles proveedores que puedan ofrecer los servicios para avanzar en las obras y poner en operación a Hidroituango, en caso que los contratistas actuales no tengan la capacidad de continuar por los efectos que se reflejarían al quedar en firme el fallo de responsabilidad fiscal emitido en días recientes por la Contraloría General de la República.

Las razones de la compañía para contemplar esta medida son: “en el marco de los deberes legales y principios propios que rigen la función administrativa y con el propósito de honrar el compromiso asumido con el país en materia de seguridad energética, con la entrada en operación de Hidroituango en el segundo semestre de 2022, teniendo presente que la culminación exitosa, eficaz y eficiente del Proyecto protege además el avance de la gestion social y ambiental en la zona de influencia de la obra”.

Pero se estima que, de llevarse a cabo esta alternativa, esto representaría un retraso de al menos un año, mayores tarifas al usuario de entre 15 % y 20 % sin tener en cuenta los costos de las garantías adicionales. Vale mencionar que Hidroituango representará el 17 % de la generación de energía en Colombia, con responsabilidad además del suministro para un bloque en la Costa Caribe.