Con seis complejos mineros a mediana y gran escala el país buscará aumentar la operación y de paso la producción de plata, en otra de la metas trazadas en minería como fórmula para la reactivación económica. En Colombia, el metal está asociado a la producción de oro, y Antioquia es el principal productor de plata, y sus grandes yacimientos se destacan en los proyectos de Buriticá, Remedios-Segovia, Zaragoza, Caucasia y el Bagre. Así mismo, se suma la iniciativa de Falan en el Tolima.

“La minería ha sido un importante motor de nuestra economía y se proyecta como eje de la reactivación postpandemia; Colombia tiene grandes recursos en plata y potencial productivo, por eso estamos enfocados en diversificar nuestra matriz mineral”
, señaló Juan Miguel Durán, presidente de la Agencia Nacional de Minería (ANM).

En el caso del proyecto Buriticá, su depósito de plata con una vida útil inicial de 14 años, posee una reserva del metal de 10,7 millones de onzas. En los primeros cinco años tendrá una producción anual promedio de 494.000 onzas.

Por su parte, la iniciativa de Remedios-Segoviá, es otro ejemplo de potencial para producir plata. En lo corrido del año, la extracción del metal se calcula en cerca a las 152.000 onzas.

Este potencial se da gracias a la ubicación estratégica del país con respecto a la Cordillera de los Andes, cuya formación geológica ofrece una tendencia metalogénica altamente favorable para prospectos y depósitos metálicos, como es el caso de la plata”, dijo Durán.

La producción de plata en el territorio nacional es más grande si se suman proyectos a pequeña escala.

Registros de la ANM, con base en la plataforma AnnA Minería, indican que el país tiene actualmente 1.385 títulos mineros en la operación del metal dentro de sus contratos, de estos 993 están en fase de producción, 101 en montaje y 291 en exploración. Así mismo, 48 son proyectos de gran minería, 708 de mediana minería, 618 pequeña minería y 11 proyectos están en proceso de clasificación.