Cuando inició el actual gobierno, desde el Ministerio de Educación se realizó un diagnóstico sobre el estado de las obras de infraestructura educativa en el país.

En su momento se encontró que, de 541 proyectos para colegios nuevos o ampliaciones, seis de cada 10 contratos habían sido asignados a los dos mismos contratistas, Germán Mora Insuasti y el consorcio Mota-Engil, que incumplieron la ejecución de las obras, y para ese entonces solo 40 colegios de los 541 se habían entregado.

Por ello, MinEducación y el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa (FFIE), entidad a cargo de gestionar la contratación y recursos de los proyectos, iniciaron una serie de procesos de terminación anticipada a contratos de 251 proyectos, para reasignarlos y agilizar las obras.

Actualmente, de esos 251 proyectos, 236 se ha reasignado a nuevos contratistas, esto implica que 96% de los proyectos con retrasos e incumplimientos están avanzando. Hay otros nueve proyectos por ser reasignados (ocho en Buenaventura y uno en Magdalena), y seis en proceso de análisis por los entes territoriales.

Estas obras habían sido asignadas en 2015 y 2016, y tras la intervención se pasó de nueve contratistas a 67 y de 10 interventores a 43.

BALANCE DE OBRAS

A través del FFIE el Ministerio de Educación está desarrollando 1.109 obras en colegios públicos de todo el país, los 541 colegios nuevos y ampliaciones mencionado, y 568 obras de renovación en colegios rurales de los 32 departamentos.

La inversión total en estos proyectos asciende a $4 billones, $2,58 billones son un aporte del Gobierno Nacional a través de la cartera educativa, y $1,43 billones provienen de 70 alcaldías y gobernaciones que firmaron convenios con el FFIE.

Del primer grupo de proyectos, se han terminado hasta el momento 176 obras, 136 de ellas durante este Gobierno. De estas, 64 se ubican en la región Caribe, 49 en Cundinamarca, Bogotá y los Llanos, 31 en el centro-sur del país, 14 en la zona centro oriental, y 18 entre el Eje Cafetero, el Pacífico y Antioquia.

“Hemos hecho un trabajo articulado y fuerte para lograr que, a pesar de la pandemia, pudiéramos seguir reactivando las obras, con los contratistas, con las interventorías, y que nos ha permitido seguir avanzando y triplicando las entregas de obras que llevamos a la fecha”, aseguró Adriana González, gerente del FFIE.

Adicionalmente, entre estos proyectos hay también 228 en fase de obra, 136 en fase de diseño y uno en suscripción. En total se entregarán 2.580 aulas nuevas y 934 renovadas, 124 laboratorios, 86 bibliotecas, 90 salas de tecnología y 153 comedores escolares, que beneficiarán a 160.523 niños.

Además de los colegios nuevos o ampliados, MinEducación trabaja en un plan de mejoramiento en 668 centros educativos rurales, de los cuales 568 serán intervenidos por el FFIE, con una inversión de $191.000 millones. En seis meses, se han culminado 60 de estas obras en 14 departamentos, y hay otras 219 obras en construcción.

“A partir de este año nos centramos en las zonas apartadas y rurales del país en las cuales existían casos de instituciones en las que no se realizaban mejoramiento o adecuaciones hace más de 40 años”, dijo la ministra de Educación, María Victoria Angulo.

MEJORAS EN ZONAS RURALES

De las 568 intervenciones en colegios rurales, 424 instituciones educativas se beneficiarán de aulas, baterías sanitarias y de sanemiento básico, y se destinará un máximo por proyecto de $150 millones.

Otros 123 colegios serán dotados de comedores y cocinas, con inversiones por institución de $500 millones, mientras que MinEducación contempla una inversión hasta de $1.000 millones en 21 instituciones educativas para la adecuación de residencias escolares.