A puerta cerrada, así se mantendrá el comercio moderno no esencial (centros comerciales, tiendas de electrodomésticos, departamentales, boutiques, entre otros) en las zonas de riesgo extremo, como Lima, tras la ampliación de la cuarentena hasta el 28 de febrero.

Este anuncio era algo que ya muchos empresarios del retail se temían y que, evidentemente, también pone en una situación complicada a los desarrolladores y gestores de proyectos comerciales como On Retail.

Karen Lozada, CEO de la compañía —que administra los malls vecinales Qhatu Plaza (Santa Clara) y Alameda Plaza (Canto Grande) y el mall regional del sur Paseo Central (Arequipa)— señala que si bien manejan malls más compactos y con un componente importante de canasta familiar, esta nueva medida ha bajado el flujo de visitantes en un 50%.

“El año pasado gracias al cambio del mix en Qhatu Plaza, por ejemplo, logramos incrementar las ventas en 10% pese a la pandemia, pero este 2021 hay mucha más incertidumbre y es más difícil de estimar por ser también un año electoral, lo cual lleva a que la gente retraiga su consumo, a que las marcas posterguen sus planes de expansión hasta ver una reactivación más duradera y que los inversores pongan en stand by sus proyectos. Además, ya no existe la misma liquidez de marzo 2020 y hay que pagar deudas”, señala.

En efecto, detalla que son varios los proyectos que antes tenían en cartera y que hoy están en el congelador o que se han desestimado, tal es el caso del power center Los Héroes (Puente Piedra); del mall vecinal Nazarenas (Centro de Lima); el strip center Los Pinos (Lurín) y Las Camelias (San Isidro), entre los principales.

Como contraparte, revela que están en conversaciones para llevar a cabo dos proyectos también de malls vecinales en San Juan de Lurigancho y el Cercado de Lima, que pueden integrarlos a formatos de cash and carry, tiendas menores y cines.

También están apostando mucho por el desarrollo stand alone y proyectos de uso mixto a través de su división On Retail Space.

Tan es así que están trabajando en el Strip Plaza del grupo Graña y Montero en el Callao (donde está Certus) replanteando el mix de su área comercial, que esperan tener arrendado en un 80% para julio próximo.

Igualmente, están acompañando los proyectos de vivienda de Edifica en Barranco para integrar oferta comercial en sus plantas principales y conversando con otras inmobiliarias y operadores que se están reinventando.